Domingo, 09 de Diciembre de 2018, 05:49 PM
Home » El mundo semanal » Castillos de Dinamarca

Castillos de Dinamarca

Como parte de una de las monarquías más antiguas, Dinamarca es uno de los lugares que alberga varios palacios y castillos, de los más emblemáticos y hermosos de Europa, y reflejo que durante siglos fuera el epicentro del poder en Europa.

Actualmente muchos todavía son utilizados por la familia real, aunque la mayoría están abiertos para visitar, con exposiciones, museos, colecciones de arte y otros eventos durante todo el año.

Muchos de los castillos de Dinamarca comenzaron siendo fortalezas, como protección contra las invasiones. Uno de ellos fue Koldinghus, que se encuentra en el sur, y sirvió a este propósito cerca de la frontera con Alemania. Pero un incendio destruyó el castillo original en 1808, hoy la ciudad de Kolding cuenta con una impresionante reconstrucción, donde se encuentra un museo de este.

La residencia de invierno de Su Majestad la Reina Margrethe II es el Palacio de Amalienborg, se puede visitar por los turistas, aunque solo dos de los cuatro edificios rococó.

Mientras, el palacio Fredensborg es la residencia de verano de la Familia Real en el norte de Selandia y está abierto al público durante el mes de julio.

El palacio de Rosenborg se encuentra en el centro de Copenhague, en medio del Jardín del Rey (Kongens Have). En este lugar se pueden apreciar las joyas de la corona y una maravillosa y extensa colección de arte real.

Mientras que en la isla de Fionia, se encuentra un castillo renacentista rodeado de agua y uno de los mejores conservado del mundo, el Castillo de Egeskov. Este impresionante edificio se sitúa en un lago y está construido sobre pilotes incrustados en la tierra, y cuenta la leyenda que se taló todo un bosque para proporcionar la madera suficiente para construirlo.

Por otro lado se encuentra el Parlamento danés, que actualmente se encuentra en los edificios del Palacio de Christianborg, con más de 800 años de historia. La casa real aún utiliza varias partes del palacio, pero se pueden hacer visitas guiadas.

Durante siglos, los castillos daneses fueron las bases de poder de las casas reales, de la nobleza y de una pequeña élite. Pero también sirvieron de refugio para artistas que eran invitados a menudo a residir en ellos y a entretener a las familias nobles. El escritor Hans Christian Andersen y el compositor Carl Nielsen eran invitados frecuentes en los castillos y las mansiones daneses.

De ahí mismo la famosa sirenita de Copenhague, una estatua de bronce que mide más de un metro de altura, como alusión al clásico cuento Christian Andersen, La Sirenita, autor que es muy admirado en Dinamarca.

Foto :Pinterest