Miercoles, 18 de Julio de 2018, 07:53 AM
Home » El mundo semanal » Copenhague la inigualable capital de Dinamarca

Copenhague la inigualable capital de Dinamarca

La historia de Copenhague se remonta a alrededor del año 800, cuando surge en torno a un pequeño pueblo de pescadores, y desde el año 1300 se convirtió en la capital de Dinamarca.

Por lo que Copenhaguen fue fundada en 1160 por Absalón, el Obispo de Roskilde,  quien recibió la orden del rey Valdemar I de levantar una fortaleza en la costa este de la isla Sealandia para proteger el tráfico comercial marítimo en el Estrecho de Oresund. Por lo que Copenhaguen se transformó en un puerto clave para el comercio de la Península Escandinava y con el norte de Alemania.

Y en la actualidad, Copenhague alberga alrededor del 20% de la población de Dinamarca, y después de una crisis económica, la ciudad ha experimentado en los últimos diez años un importante progreso económico y cultural, y es ahora más fuerte tanto a nivel nacional como internacional.

En el año 2000 se construyó el Puente de Oresund, que une Copenhague con Malmo, en Suecia. Ya en 2008 Copenhague obtuvo el primer puesto en el ranking de ciudades con mejor calidad de vida, y también fue declarada “Mejor Ciudad de Diseño”, y en 2010 fue declarada “Mejor ciudad del mundo para vivir.”.

Por su historia Copenhague de asentamiento de pescadores vikingos, hace que sea un pueblos reconstruidos, pero donde se pueden visitar los restos de un castillo de hace mil años y los museos dedicados a los Vikingos.

Copenhague también cuenta con una mezcla de arquitectura moderna y artefactos históricos como el observatorio de la Torre Redonda, un maravilloso ejemplo de la arquitectura del siglo XVII. Las galerías de arte, las calles angostas, los canales, los parques y las iglesias barrocas forman parte de las atracciones culturales de la ciudad.

Además uno de que aquí se encuentra la famosa Sirenita de Copenhague, que se ha convertido en uno de los símbolos más reconocidos de la capital danesa. Esta escultura es en homenaje uno de sus escritores más queridos, Hans Christian Andersen, que se ganó el cariño de los vecinos de Copenhague gracias a sus cuentos infantiles.

La sirenita de Copenhague es una estatua de bronce que mide algo más de un metro de altura. Fue un regalo del fabricante de cerveza Carl Jacobsen, fundador de Carlsberg a la ciudad en 1913.

Foto : Pinterest