Martes, 19 de Septiembre de 2017, 06:34 AM
Home » El mundo semanal » Israel Económico 

Israel Económico 

Israel es la economía número 34 por volumen de PIB. Su deuda pública en 2015 fue de 172.915 millones de euros, con una deuda del 64,08% del PIB. Su deuda per cápita es de 20.642 € euros por habitante, y la última tasa de variación anual del IPC publicada en Israel en julio de 2017 y fue del -0,7%.
El PIB per cápita como indicador del nivel de vida en Israel, fue de 33.712€ euros, por lo que se encuentra en el puesto 26 de los 196 países del ranking de PIB per cápita, cifra última que salió en 2016. En conjunto con el índice de Desarrollo Humano o IDH, de las Naciones Unidas para medir el progreso de un país indica que los israelíes tienen una buena calidad de vida.
Por otra parte los negocios en Israel, el país se encuentra en el 52º puesto de los 190 que conforman el ranking Doing Business, que clasifica los países según la facilidad que ofrecen para hacer negocios. Y en el Índice de Percepción de la Corrupción del sector público en Israel ha sido de 64 puntos, por lo que sus habitantes tienen un bajo nivel de percepción de corrupción gubernamental.
Hablando del crecimiento, Israel se mantiene en un nivel dinámico comparado con los países europeos, en 2016 fue del 2,5%, impulsado por el consumo privado. Se espera que la tendencia continúe en 2017 (3%) como resultado de un aumento de la demanda interna y la reanudación de las inversiones.
El gasto en defensa es la prioridad de los presupuestos estatales. Por lo que el déficit presupuestario supone el 3,5% del PIB y se espera que crezca en 2017 por el aumento del gasto público en vivienda, salud y transportes para combatir la desigualdad.
El gobierno actualmente planea una baja de impuestos para relanzar el consumo y las inversiones, sobre todo en el sector de alta tecnología (ciberseguridad y sistemas de asistencia al conductor). En mayo de 2016 se adoptó un nuevo marco regulador para permitir la explotación del yacimiento de gas Leviatán, frente a la costa israelí, que debería comenzar entre 2019 y 2020.
Aunque los hogares israelitas sufren los altos precios del mercado inmobiliario, siendo un sector poco transparente. Además de que el salario medio es similar a lo de los países europeos, sin embargo, el 25% de los israelíes viven en la pobreza y las desigualdades son relativamente altas, y la tasa de desempleo aumentó con la crisis mundial, pero actualmente es la más baja en 30 años con 4,5% según los últimos estudios. Como señala el Fondo Monetario Internacional (FMI), Israel debe impulsar medidas que aseguren la integración social y económica de las minorías árabes y judías ultraortodoxas.
Israel cuenta con una economía diversificada y tecnológicamente avanzada. El sector agrícola emplea alrededor del 1% de la población y las principales cosechas son frutas, verduras, cereales, vino y cría de ganado. El país es autosuficiente en términos de producción alimentaria, a excepción de los cereales.
La industria israelí sobresale en la producción de productos químicos, ya que el país se ha especializado en los medicamentos genéricos, la industria del plástico y la alta tecnología. Las empresas, especialmente en el terreno de la alta tecnología, se han beneficiado considerablemente de los fondos procedentes de Wall Street y de otros centros financieros internacionales.
Israel ocupa la segunda posición, por detrás de Canadá, en cuanto a número de empresas registradas en las bolsas estadounidenses. Las industrias de alta tecnología (aeronáutica, electrónica, telecomunicaciones, software, biotecnología) representan aproximadamente el 40% del PIB.
Otros sectores de actividad importantes en Israel son la talla de diamantes, la industria textil y el turismo. Este último sigue siendo considerable a pesar del conflicto que el país mantiene con los Territorios Palestinos. La mayoría de la población activa (80%) trabaja en el sector terciario.

Foto : United with Israel

 

Similar posts