Domingo, 19 de Noviembre de 2017, 06:23 PM
Home » El mundo semanal » Ruta de Agaves en Michoacán

Ruta de Agaves en Michoacán

La ruta de agaves en tierras del Estado de Michoacán, abarca un recorrido de más de 400 kilómetros, pasando por lugares como Sahuayo, Jiquilpan, Churintzio, Oponguio, Piedras de Lumbre y Maravatío.
El mezcal y el tequila posicionan a Sahuayo como el lugar para iniciar la ruta, con lugares por conocer como la Parroquia del Patrón Santiago del siglo XVII.
Todo esto gracias a una de las plantas más conocidas e importantes en México: el agave.

 
Michoacán es parte importante, ya que sus caminos están llenos de esta planta que, no sólo crean paisajes maravillosos, sino que dan origen a bebidas típicas de nuestro país, como lo son el tequila y el mezcal.
En esta ruta se podrá disfrutar de varios tipos de mezcal y de tequila, además de ser acompañados por la amplia y suculenta gastronomía del lugar, con sus quesos Cotija especiales del estado, donde más de 150 familias viven de la producción de este queso.

 
El proceso de elaboración del queso Cotija toma hasta seis meses, desde el almacenamiento hasta el añejado, que hacen que su sabor fuerte y seco, sea el ideal para acompañar los destilados del agave.

 

 
En esta ruta, Sahuayo es uno de los puntos ideales para disfrutar de la gastronomía, además de disfrutar la plaza céntrica que decora la arbolada y una estatua de un danzante tlahualil, encargado de anunciar la festividad del patrono del pueblo, alojado justo enfrente de la Parroquia del Patrón Santiago, del siglo XVII.

 
Así como sus edificaciones, que son testigos de la Guerra Cristera, como la Iglesia del Sagrado Corazón, donde se encuentran catacumbas que servían de refugio a la población, ahora convertidas en museo.
O bien poder disfrutar del folclor en el Mercado Morelos, distintivo por la venta de huaraches de todos los estilos y colores, la comida típica del lugar como la birria, corundas, y panes como la tranca y el taco de chilacayote, y beber de las dos típicas bebidas clásicas de Michoacán, el licor de uva-lama, excelente para los bronquios, y el energético ponche de granada.

 
En la Hacienda Sahuayo, podrás conocer sus característicos tequilas, que están embotellados en artesanales frascos. Además de ir al pueblo de La Barranca de la Gloria y disfrutar la espectacular vista de los campos de agave que conducen a las destilerías artesanales, y poder conocer cómo es que los maestros mezcaleros aplican técnicas tradicionales para jimar, cocinar y destilar agaves bruto y tequilana, en un mezcal robusto y delicioso.

 
Por otro lado, está el municipio de Jiquilpan, donde podrás conocer de primera mano la producción artesanal de mezcal, en las vinatas de Abadiano. Los productores de este pueblo destilan su mezcal como hace cien años, a la olla, en hornos cavados, forrados de piedra volcánica. Justo es de aquí, de donde proviene uno de los mezcales más buscados: el Valdovinos.

 
Y hablando de quesos, el mejor lugar para encontrarlo es en Cotija de la Paz, donde podrás visitar su plaza central, y donde encontrarás gran variedad de aguamiel tostadas raspadas y chocolate de metate. En este pueblo hay más de 150 familias producen queso Cotija, además de conocer cómo va su largo proceso para llegar a su característico sabor.
Churintzio, es un lugar que se le conoce en el mundo por la excelencia del Tequila Camacua, bebida que le ha convertido en el segundo productor de Michoacán. Aquí podrás adquirir una de sus estilizadas botellas de añejo o blanco, y visitar la zona arqueológica de Cerro Pelón, con una yácata de piedra.

 
Oponguio es el lugar perfecto para disfrutar de las mejores vistas del Lago de Pátzcuaro, además de que en sus restaurantes sirven el tradicional pescado blanco y la sopa tarasca. Mientras que también en este lugar se puede dar una visita a Paloma Mensajera, la fábrica de mezcal de Miguel Pérez Reséndiz. Es conocida por destilar en un alambique de madera antigua, lo que da como resultado uno de los mezcales más suaves y dulces de la región.

 
Al sur de Morelia se encuentra la región conocida como Piedras de Lumbre, por la cocción de agave que ahí se realiza desde hace cuatro siglos.

 
En la vinata Pino Bonito, rodeada por un bosque endémico, se produce el mezcal San Mateo de la Sierra, por la familia Vieyra.
Para su elaboración, usan agua de manantial en su destilación, lo que le da un toque y sofisticación en su sabor.

 
Maravatío, es un espectacular pueblo colonial que destaca por estar en medio de un valle verde, con dos grandes templos, la Parroquia de San Juan Bautista y la Capilla de la Purísima Concepción, ambos construidos en el siglo XVI en estilo manierista, además del Teatro Morelos con una arquitectura de admirar al estilo porfiriano.

 
Además, es necesario conocer la Hacienda Destiladora Maravatío, ya que en sus hornos de mampostería se lleva a cabo el proceso de cocimiento para dar un ligero sabor ahumado y un aroma a madera a sus tequilas y mezcales, lo que hacen que esta bebida sea ideal para ser el acompañamiento del platillo local, el buche.

 

Viajemos todos por México
Más información
www.visitmexico.com
Foto de Hotel Sahuayo

Similar posts