Domingo, 19 de Noviembre de 2017, 06:15 PM
Home » El mundo semanal » Ruta Raramuri en Chihuahua

Ruta Raramuri en Chihuahua

Chihuahua es conocida como la sierra tarahumara y se encuentra al noreste de la república mexicana, es una de las regiones más abruptas de todo el país. Esta región abarca el suroeste del estado de Chihuahua.
Actualmente la sierra está habitada por unos 100 mil mestizos, 10 mil tepehuanes, 200 warojíos y 60 mil tarahumares. Estos últimos son la única tribu numéricamente importante que ha logrado mantener su cultura prácticamente incontaminada a pesar de tres siglos y medio de contactos con los blancos y de presión por parte de estos.
“Tarahumar” es una deformación hispánica del nombre indígena rarámuri, que etimológicamente significa “planta de pie corredora”, y que alude a las carreras de bola acostumbradas entre ellos. Hasta la fecha su nombre nativo original es rarámuri, a pesar de que sean mayormente conocidos como “tarahumaras”.
Hasta la llegada de los misioneros, los rarámuri no tenían animales domésticos, cultivaban como hoy en día, maíz, frijol y calabaza. La actividad artesanal se reducía a la elaboración de vestidos, canastas y vasijas de cerámica sumamente rudimentarias.
Esta zona es una de las más vistosas, llenas de cultura e historia, por lo que la Ruta Rarámuri no solo te llevará a conocer la Sierra Tarahumara. Empecemos con la capital del estado del mismo nombre, Chihuahua donde cerca del centro se puede conocer la avenida Libertad, ya que en ella se ubican los principales monumentos y edificios históricos de la capital.
Lla Casa Chihuahua, es uno de sus importantes e imponentes edificios de principios del siglo XX, que también fungió como Palacio Federal. Que con su alto pórtico de inspiración neoclásica y se puede aprecia su colección de objetos, documentos y fotografías con los que aprenderás sobre el entorno natural y cultural del estado.
Justo enfrente de la Casa Chihuahua esta el Palacio de Gobierno, este edificio de estilo afrancesado ocupa los terrenos donde antes estuviera el Hospital Militar donde Miguel Hidalgo fue fusilado, y donde una placa y una llama perpetua adorna exactamente el lugar de su muerte.
Por otro lado también se encuentra la Plaza de Armas, donde destaca un quiosco de la época porfiriana, el señorial edificio del Ayuntamiento y la Catedral de la Santa Cruz, edificada en el siglo XVIII y considerada una de las joyas del barroco más relucientes del norte del país por el fino trabajo en cantera de su fachada y sus esbeltas torres, únicas en el territorio nacional.
Otro lugar sobresaliente para visitar es el Pueblo Mágico de Creel, considerado el punto de inicio de los recorridos a través de las Barrancas del Cobre y la Sierra Tarahumara, por ser en la localidad más grande en una zona habitada por el pueblo rarámuri.
Lo ideal para conocer este magnífico pueblo, es llegando en el tren Chihuahua Pacífico, El Chepe. Pero lo que realmente destaca es su gran variedad culinaria destacando sus caldos de carne y sus quesos.
Además de que también yendo hacia la sierra, podrás hacer una parada en la Plaza Principal del pueblo para conocer la Iglesia de Cristo Rey y el templo de Nuestra Señora de Lourdes. Al igual que la Casa de las Artesanías, donde se pueden adquirir textiles, muñecas, instrumentos musicales, cestos tejidos y utensilios de madera, totalmente originarios de la región y de primera mano.
El punto cúspide de esta ruta sin duda serán, las famosas Barrancas del Cobre, según la leyenda rarámuri estas se formaron cuando el mundo era joven y las piedras se podían moldear.
Al pasar por Divisadero, este será el lugar ideal para admirar la magnitud, ya que en términos geográficos, el sistema geológico integrado por los cañones más abruptos de la Sierra Tarahumara se podrá observar de manera espectacular ya que es considerado el más largo y profundo del planeta.
Las barrancas más impresionantes de esta zona de Chihuahua son la de Urique, que con1,879 metros de profundidad es la más honda de México, mientras que la de Sinforosa tiene 1,830 metros, le sigue la de Batopilas con 1,800 metros y la de Chínipas con 1,620 metros de profundidad.
Además de disfrutar de la vista, también se puede  tener contacto con familias rarámuri, aprende sobre sus tradiciones y prueba su comida típica, como tamales, atoles y gorditas de comal, y hasta probar el tesgüino, bebida alcohólica elaborada con maíz.

Viajemos Todos por Mexico
Más información : www.visitmexico.com

Foto :Turi México

Similar posts