Martes, 22 de Agosto de 2017, 09:38 AM
Home » El mundo semanal » Turismo » La Ciudad subterránea del Vino

La Ciudad subterránea del Vino

bodega Milestii Mici

bodega Milestii Mici

La República de Moldavia cuenta con destinos únicos que puedes visitar, además de para disfrutar de ellos, para deleitarte de una buena comida o una deliciosa copa de vino.

Las más destacadas formas de turismo en la última década son el turismo rural, la ruta del vino, el turismo cultural y el turismo de salud y belleza.

De acuerdo con un ranking de la Asociación de Desarrollo Turístico, los mejores destinos turísticos de Moldavia se encuentran en Chisinau. Siguen las rutas del vino y los monasterios. Chisinau, ostenta el título de ser la urbe europea con mayor cantidad de espacios verdes.

Y siguiendo con la ya mencionada ruta del vino, llegamos a el punto crucial de sus destinos turiísticos: la ciudad subterránea del vino.

Pocos países cuentan con semejante riqueza subterránea: cuevas, galerías, necrópolis, templos rupestres, celdas monásticas, sin olvidar las bodegas, que son de categoría.

La bodega Milestii Mici, con sus 200 kilómetros de calles enterradas, bate todos los récords mundiales. Consiste básicamente en catar, contemplar vinos ilustres y en escuchar añejas historias.

Otra de estas ciudades subterráneas se encuentra en Cricova, una antigua mina de caliza, viene a constituir una ciudad bajo tierra con 120 kilómetros de calles y a sesenta metros de profundidad sobre el nivel de la hierba.

Las condiciones mencionadas producen una temperatura constante de doce grados centígrados, adecuado para los amantes del vino. Por eso guardan ahí la cassa nº 275, o sea, la colección privada de vinos del presidente ruso, Vladimir Putin. Y la cassa nº 291, que pertenece a la canciller alemana, Angela Merkel.

Cuentan con aproximadamente un millón de botellas. Te llevan en un pequeño tren, entre toneles por la calle Sauvignon, muy elegante, sin que desmerezca la calle Merlot, mientras la guía explica las características de los diferentes vinos.

La cava cuenta con operarios especializados en dar una pequeña vuelta a las botellas de cava (producido por el método champenois), para que no se pose la levadura. Al parecer esos hombres son capaces de torcer levemente el cuello a 35 mil botellas diarias.

Andrea Pérez

Amante del periodismo escrito y radiofónico. Egresada de la EPCSG y siempre en busca de una experiencia nueva. Twitter @andrea19perez

Similar posts