Viernes, 15 de Diciembre de 2017, 11:51 AM
Home » Opinión » Ciro Di Costanzo » ¿Qué significa reconocer Jerusalén como capital de Israel?

¿Qué significa reconocer Jerusalén como capital de Israel?

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reconoció a  Jerusalén como capital de Israel, rompiendo con décadas de diplomacia estadounidense e internacional, ya que el statu quo de Jerusalén mantenía a éste fuera del conflicto palestino-israelí, y al anunciarse esto, se teme un recrudecimiento de la violencia en la tres veces milenaria Ciudad.

Tanto Israel como Palestina, han reivindicado la también llamada Ciudad Santa, como su capital, por lo que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, podría representar un aliciente de  guerra para los dirigentes palestinos, que consideran que Jerusalén del Este, ocupada por Israel, debe ser la capital de su estado, que no está reconocido plenamente como tal.

Ya que los palestinos y gran parte del mundo árabe y musulmán, no aceptan que sea capital israelí porque, además del tema territorial en disputa el sector este, también en Jerusalén se encuentra el tercer lugar más sagrado del islam: la Mezquita de Al Aqsa. ¿Qué tan importante es esto?

En realidad, es bastante, pues contrario a lo que tradicionalmente se piensa desde occidente, los países árabes en su conjunto no tienen suficiente cohesión, no son unidos, compiten entre sí, e incluso con frecuencia llegan a los golpes, como los bombardeos de Arabia Saudí contra Yemen o el rompimiento de relaciones diplomáticas de Qatar con sus vecinos, etc, por lo que casi la única causa que los galvaniza a todos, es el conflicto palestino – israelí y el Status jurídico- Político de Jerusalén.

Desde el estallido de la primera guerra árabe-israelí en 1948, hizo que la ciudad quedara dividida en dos partes: Jerusalén este, bajo control árabe; y Jerusalén oeste, en manos de Israel, donde la parte oriental de Jerusalén, que incluía la Ciudad Vieja y los lugares sagrados, quedaron en manos de Jordania desde entonces hasta 1967, cuando durante la Guerra de los Seis Días, Israel quedó en control de toda la ciudad.

En ese entonces, la Knesset, el Parlamento israelí, aprobó una ley de protección a los lugares sagrados, en la que garantizaba el acceso a estos por parte de los fieles de las distintas religiones. Además, el gobierno israelí hizo un acuerdo con el Waqf islámico de Jerusalén, una fundación religiosa musulmana que quedó a cargo de la administración de lugares sagrados como la Explanada de las Mezquitas o el Monte del Templo, para los judíos, complejo dentro del cual se encuentra la mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca.

¿Qué hubiese pasado si los palestinos hubiesen tenido el control de los sitios sagrados? Quién sabe, pero a la luz de los hechos, y de la desorganización del gobierno palestino, a lo mejor no se hubiesen garantizado su conservación y acceso.

Mismo caso el control de los afluentes del Río Jordán. La zona es escasa de agua 💦. ¿Qué hubiera pasado si la Autoridad Nacional Palestina hubiese tomado el control del Río? ¡A lo mejor se quedan sin agua ambas partes!

Reacciones en el mundo al anuncio de Trump

En el mundo hay inquietud. El Papa Francisco pidió respetar el statu quo en Jerusalén y a dar muestras de “sensatez y prudencia”. Por otra parte El rey Salmán, de Arabia Saudita, advirtió a Washington que semejante decisión puede provocar “la ira de los musulmanes. Es un paso peligroso”, dijo el rey según la televisión estatal Al Ekhbariya.

Mientras tanto, Emmanuel Macron, presidente de Francia dijo estar “preocupado” por la posibilidad de que Trump tome esa decisión. “Cualquier decisión sobre el estatus de la disputada ciudad debe ser tomada dentro del marco de las negociaciones entre israelíes y palestinos”, declaró el presidente francés.

Así como Naciones Unidas, China y Reino Unido ambos países miembros del Consejo de Seguridad, se han sumaron para expresar su inquietud hacia este nuevo reconocimiento en Jerusalén.

En Arabia Saudita se declaró que una medida de ese tipo “tendría un impacto nocivo en el proceso de paz”. Mientras que Jordania advirtió sobre las “consecuencias graves” que puede traer esta decisión.

El jefe de la Liga Árabe, Abul Gheit, indicó que esa decisión “nutriría el fanatismo y la violencia”, por su parte igualmente Turquía aseguró que esto sería “una enorme catástrofe” y por lo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con romper las relaciones diplomáticas con Israel.

El embajador palestino ante Reino Unido, Manuel Hassassian, acusó al presidente de EE.UU de pretender desencadenar una guerra en Oriente Próximo, según dijo el diplomático que justo en el momento cuando la región necesita del reinicio de las negociaciones, el líder estadounidense impulsa un nuevo episodio de caos y anarquía.

“Está declarando la guerra en Oriente Próximo, está declarando la guerra a mil 500 millones de musulmanes, a cientos de millones de cristianos que no prevén reconocer el hecho de que los santuarios pasarán al control total de Israel”, declaró Hassassian.

En general, en Oriente Próximo, incluida Palestina, el común denominador es pensar que el reconocimiento de Jerusalén como capital oficial israelí, agudizará el conflicto arabo-israelí y provocará la desestabilización en la región.

Lo cierto es que hoy, EEUU se convierte en el primer país del mundo en reconocer a Jerusalén como “capital única, indivisible y eterna” de Israel.

Foto : AFP

Similar posts