Miercoles, 22 de Noviembre de 2017, 01:21 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » 7 feminicidios diarios

7 feminicidios diarios

El feminicidio en nuestro país es indignante, pero más indignante resulta la falta de acción y reacción de políticos y funcionarios en su contra.

Han pasado décadas desde que el feminicidio se instaló en México como uno de los crímenes más ignorados por los gobiernos machistas y que desprecian la vida de las mujeres del PRI. Chihuahua, Tamaulipas, Quintana Roo, El Estado de México son claros ejemplos de que a los gobiernos priístas no les importa la vida de las mujeres, el número de carteles de mujeres desaparecidas con el que las instituciones de justicia y de gobierno del país llenan los espacios dedicados a la Alerta Amber, los tableros de las estaciones del metro y los monitores del Metrobús son sólo una pequeña muestra del número de mujeres en su mayoría adolescentes y jóvenes mujeres que desaparecen en las calles de nuestro país muchas de ellas mientras se dirigen a la escuela o regresan a sus casas de ellas, víctimas de una política donde la vida humana y los derechos y libertades humanas de las mujeres en México para muchos son nulas, pero es más preocupante cuando para el gobierno federal y el partido en el poder las mujeres no existen a no ser que sean base de votos o cuota electoral.

De acuerdo con un informe de la ONU en México mueren 7 mujeres diariamente víctimas de crímenes de feminicidio. Más de dos mil quinientas mujeres perdieron la vida el año pasado en los datos que el INEGI y la secretaria de salud entregaron al organismo internacional. El gobierno federal parece no tener una postura al respecto y sólo basta recordar como el PRI históricamente se ha hecho de la vista gorda ante las actividades delictivas de gobernadores, que involucran actividades que podrían catalogarse de pederastia y trata de personas, como Mario Marín en su momento, de funcionarios como Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, de gobernadores como Roberto Borge de Quintana Roo que acaba de apoyar la generación de una ley local que impide a las mujeres ser candidatas de cualquier tipo en ese estado. En el Estado de México, en el que tanto trabajo y labor de gobierno presumen tanto el presidente del país Enrique Peña Nieto, como el gobernador de Estado Eruviel Ávila entre 2012 y 2013 el número de mujeres asesinadas fue de 850 y 1500 desaparecieron la mitad de ellas niñas y adolescentes de entre 10 y 17 años de edad. Los números no deben ser muy diferentes en los siguientes años a juzgar por los carteles de Capea, SEGOB y las portadas de la prensa amarillista que de manera constante muestra en sus portadas cuerpos de mujeres en los municipios conurbados a la ciudad de México.

México es un país que hoy cuenta con una población mayoritaria de mujeres, pero los cínicos políticos mexicanos aún quieren hacernos creer que la equidad de género se da otorgando espacios a las mujeres cuando en realidad debería de ser otorgando espacios a los hombres. México es un país en el que la estupidez y el protagonismo de legisladoras y funcionarias priístas intenta acabar con los esfuerzos y acciones que Rosy Orozco ha venido haciendo desde las cámaras únicamente por ser del PAN, y bajo esa misma estupidez partidista son incapaces de criticar al ex presidente de su partido en el DF, o a los gobernadores que permiten y siguen aceptando calladas la inacción de sus correligionarios que gobiernan entidades como Chihuahua, Estado de México esas priístas son una verdadera vergüenza para el país y para su género.

México es uno de los países con mayor número de feminicidios en América Latina.

Para los políticos del PRI la violencia de género al igual que todo aquello que apunte a miembros corruptos en sus filas, no existe o se exagera al respecto.

Los políticos priístas están siempre ocupados en reformar las leyes electorales de nuestro país para beneficiarse de ellas, pero defender y proponer en favor del ciudadano no les interesa, no es hora ya de callarlos, de vetarlos en lugar de votarlos y exigirles que actúen como se debería de esperar de funcionarios públicos. Hablan de libertad de expresión al mismo tiempo que asesinan y expulsan a las voces críticas de los medios.

La doble moral en cuestión de delitos de género y sexuales de todos los miembros del PRI debe ser considerada como una más de sus traiciones a la patria.

 

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo

Similar posts