Martes, 26 de Septiembre de 2017, 05:56 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Democracia y legislación.

Democracia y legislación.

LA TERTULIA 


Democracia y legislación.

Por Armando Enriquez 

No cabe duda que uno de los órganos más inútiles del Estado Mexicano para los ciudadanos es el poder legislativo. A lo largo de los años y por esa tradición antidemocrática y tiránica que impuso el PRI a lo largo del siglo XX autonombrándose heredero de la Revolución y Salvador del Pueblo Mexicano, aunque solo se tratara de un Porfirio Díaz que cambiaba de cara cada seis años, el Congreso de la Unión se convirtió un verdadero nido de premios políticos y de hampones amparados en el fuero que el puesto confiere.
Incluso en más de una ocasión ha sido el circo donde actores y actrices pretenden ser parte de una mala película mexicana llamada Poder Legislativo de la Nación. Desde hace ya muchas décadas que los diarios y comentaristas políticos se burlan de las actitudes y faltas en las que incurren los legisladores mexicanos, desde su exagerado ausentismo, hasta la pereza con la que se presentan en las cámaras y que los obliga a dormirse en las sesiones.
Esto solo muestra la falta de compromiso y la poca o nula importancia que estos individuos dan a México, a su puesto y sobretodo la ciudadanía y en específico sus votantes.
Sin embargo, cuando se trata de hablar de sus dietas, bonos y prebendas que los colocan como un grupo privilegiado; diputados y senadores defienden sus canonjías sin importar que periodo tras periodo fallen en cumplir sus metas como parte del órgano legislativo, y muchos de ellos han hecho una dudosa carrera politica saltando de curul a escaño y de regreso a curul sin tener el menor compromiso con México o con los mexicanos.
México es desde hace 107 años una democracia, o al menos eso dice la Constitución y nos lo siguen recalcando los diferentes gobiernos emanados de la revolución. Los hechos nos demuestran algo totalmente diferente. La democracia en México es una caprichosa plutocracia, en la que sin importar el color o la ideología del partido lo que menos importa es el ciudadano.
En las últimas fechas hemos visto al ciudadano y ex miembro del PAN Arne aus den Rutten Hag, promover acciones que se acercan al famoso escrache argentino. Estas acciones son vistosas y además nos demuestran como sucedió en caso del líder de la bancada priísta en la Cámara de Diputados, César Camacho Quiroz, el tamaño de cobarde y chillón al que bulean los ciudadanos.
Pero también existe otra forma de hacer que los legisladores se enteren de nuestro enojo e inconformidad con los nulos intentos por legislar, como tampoco por resguardar los intereses de sus votantes. Inundemos sus correos electrónicos con nuestras propuestas, con nuestros reclamos, busquemos que den la cara a sus votantes que nos digan cara a cara porque son incapaces de renunciar a los bonos y el fuero que los convierte en mexicanos con más privilegios que el resto de los mexicanos. Que nos digan a la cara como se atreven a cobrar su dieta cuando se la pasan faltando a su trabajo.
Diputados y Senadores no están acostumbrados a dialogar, ni a responder a sus votantes, ellos sólo responden a los mezquinos intereses de grupo de sus partidos, ya sean, rojos, azules, verdes, amarillos, turquesas o morenos y las combinaciones de estos colores que decidan las cúpulas de los partidos.
Tanto el Congreso de la Unión, como el de estados tan importantes como Nuevo León, Jalisco, Puebla y Querétaro, así como la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, presenta en sus páginas Internet los datos del legislador y proporcionan un correo electrónico donde enviar correspondencia, curiosamente es algo que no sucede con los miembros del congreso mexiquense donde la opacidad priísta de más de noventa años de dictadura local se hace manifiesta, Donde los feminicidios van en aumento y donde la pobreza crece, lo único que tiene la página del Congreso Mexiquense es un número de teléfono de conmutador y una extensión con todos los contra que esto significa en tiempos de comunicación inmediata.
La democracia no sólo se fortalece con la voz de una prensa libre, como subrayaron la semana pasada Angela Merkel y el senador norteamericano John McCain, frente a las declaraciones idiotas y autoritarias de Donald Trump, pero el pilar básico de cualquier democracia es la voz del ciudadano, el dialogo con él y no la cínica posición que desde hace décadas mantienen los legisladores mexicanos donde sin tener contacto alguno con sus votantes o con sus distritos, toman una postura paternalista en la que asumen que lo que es bueno para su partido y sus intereses personales es lo que estamos esperando el resto de los mexicanos, y por eso nos ha ido como nos ha ido como país y como sociedad.
México clama desde hace ya muchos años la desaparición de los diputados y senadores de mayoría relativa que como Carmen Salinas del PRI, que abre la boca nada más porque tiene, y cuya única función es ser un voto más para las iniciativas sin sentido de su partido, estamos cansados de mantener órganos de gobierno que no funcionan y partidos políticos que de todas maneras se acercan a empresarios para intercambiar favores, como ha quedado de manifiesto en varias ocasiones y cuyo último capítulo es la lista de empresarios ligados a Salinas de Gortari, a Carlos Slim y a Emilio Azcárraga Jean que están asociados a la campaña de López Obrador para el 2018, sin que esta vez el tabasqueño objete nada.
Los diputados y senadores jamás se van acercar a nosotros, jamás van a tratar de beneficiar a sus votantes, somos nosotros los que tenemos que hostigarlos, exigirles que se conviertan en responsables, que no falten a las sesiones de la cámara, que se vuelvan patriotas ellos renunciando a su fuero y a sus bonos. Que sean solidarios con México y no que anden lamiendo las botas de Peña Nieto pidiendo ellos una solidaridad y un voto de confianza que jamás se han ganado.

Armando Enríquez Vázquez
@cernicalo

Similar posts