Viernes, 17 de Noviembre de 2017, 05:03 PM
Home » Opinión » Armando Enríquez » El candidato independiente

El candidato independiente

 CANDIDATO-INDEPENDIENTE-

A pesar de lo que quieran creer Peña Nieto, su equipo de trabajo y Manlio Fabio Beltrones, hoy más que nunca, las campañas rumbo a la presidencia ya arrancaron, incluso al interior del partido oficial. El Presidente cada vez importa menos, y los contendientes comienzan a cobrar importancia entre los medios, los mismos partidos políticos y los actores políticos de nuestro país, síntoma claro de que de una forma u otra todos queremos pasar ya la página de un sexenio gris, lleno de corrupción, impunidad y el regreso del PRI que como siempre ha abusado de los ciudadanos y del país.

Manlio Fabio Beltrones, con ese colmillo político que lo caracteriza se ha pronunciado desde hace tiempo por mantener el asunto de las candidaturas independientes con la esperanza que la existencia de varias de ella pulverice el voto ciudadano y el voto duro de los corruptos políticos, empresarios y achichincles mantengan al PRI y su candidato en el poder para poder continuar haciendo un botín del país.

El abanico de políticos y ciudadanos que se han declarado como posibles candidatos independientes y aquellos que sin decir palabra cuentan con la simpatía de ciertos sectores de la población para conducir al país empieza a crecer.

Nos encontramos con personajes tan populares como Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM y secretario de salud durante el gobierno de Ernesto Zadilla, y políticos no muy populares como Jorge G. Castañeda. Castañeda quién es sin duda uno de los estudiosos más importantes del poder, y que además fue secretario de Relaciones Exteriores en el régimen de Vicente Fox, es sin duda un hombre inteligente que ha puesto el dedo sobre la llaga en cuanto a uno de los retos más importantes que enfrentan este tipo de candidaturas.

Lo importante no tanto es quienes, si no cuantos y es ahí donde la apuesta del presidente del PRI se topa con la propuesta del ex canciller quien escribió de la necesidad de que, llegado el momento, los candidatos independientes declinen y se unan a la propuesta de aquel que vaya a la cabeza en las encuestas. Esa es, de acuerdo con Castañeda la única manera de derrotar a la partidocracia.

Tal vez, Castañeda este en lo cierto. Tal vez, nuestra única manera de eliminar al PRI, PAN, PRD y todos los partidos satélites sea votar por un único candidato independiente. Sin embargo, existe un problema que enfrentaran esos posibles candidatos sin partido, como los llama de manera muy inteligente María Amparo Casar, y es su ego. Todos aquellos, que como anuncio de Melate ya se vieron en la presidencia, difícilmente estarán dispuestos a pasar la estafeta a otro que ellos, seguramente, no consideran tan brillante y capacitado como él, para dirigir y salvar a México empezando por el mismo Jorge Castañeda.

Y nosotros como ciudadanos ¿estamos dispuestos a votar por alguien con el que tal vez no comulgamos ideológicamente por el simple hecho de acabar con la partidocracia?

Estamos a un poco más de dos años de votemos a quién habrá de ser el próximo presidente del país, viejos políticos marrulleros han iniciado de manera velada o no sus campañas rumbo a las elecciones del 2018, esto se acentuará una vez concluidas las elecciones de este año. Los diarios comienzan a hacer sus encuestas para sesgar a la poca opinión pública que los lee y nosotros estamos viendo el momento en que se levantan las carpas circenses de las elecciones de 2018.

Creo que es el momento en que, a través de artículos, de mensajes y folletos comencemos a pedir conocer la plataforma y la propuesta de aquellos que piensan lanzarse de manera individual la presidencia de nuestro país. No a manera de campaña sino más bien como para conocer su ideología y su propuesta, sin violar, ni tratar de pasar sobre las tramposas reglas del INE, algo que sí hacen todos y cada uno de los partidos políticos, sus miembros y dirigentes.

Los viejos y tramposos políticos están ya en campaña, mientras el INE se hace de la vista gorda y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se vuelca en favores al PRI y al Partido Verde, los independientes deberían estar preocupados por crear sus propias campañas de mercadotecnia que los posicionen y nos hagan conocer sus propuestas.

Si un candidato externo a la partidocracia y los partidos políticos ha de gobernar el país, algo que nos gustaría saber a muchos mexicanos es como va a enfrentar a un corrupto poder legislativo en el que sin duda los partidos políticos y sus peores representantes habrán de impedir a toda costa que el país avance de manera democrática, descartando todas y cada una de las propuestas y reformas de un presidente independiente a la partidocracia. Fox y Calderón, a pesar de tener un partido como el PAN detrás de ellos, no pudieron con las huestes Priístas que tras doce años de negar a los gobiernos panistas reformas, no bien llegaron al poder tuvieron el cinismo y el descaro de proponer y aprobar exactamente lo mismo que le rechazaron a los mandatarios panistas, empezando con la privatización del petróleo y el sector energético.

Un candidato independiente a la presidencia, no sólo necesita el que los demás independientes lo apoyen, necesita saber que a lo largo de seis años de gobierno los ciudadanos habrán de acompañarlo para acabar con la partidocracia y llevar ante la justicia a todos aquellos criminales que protegidos por su partido o por curules, escaños e intangibles fueros deben estar en la cárcel, para ello es necesario que empiecen a hablar con los ciudadanos.

Pienso en la forma en que Francisco I Madero convocó a clubes primero y más tarde fundó un partido antirreleccionista con el único fin de oponerse al dictador Porfirio Díaz y ese ejemplo que los independientes deberían seguir, porque estoy seguro que si Madero viviera en estos tiempos e intentara lo mismo que hace ciento siete años hizo, Manlio Fabio Beltrones, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador y Lorenzo Córdova harían hasta lo imposible para bloquear su candidatura.

Un candidato independiente debe ser ajeno a los partidos políticos, no así a la ciudadanía y sus demandas y debe hacer claro desde hoy su plan de gobierno y sus estrategias de campaña.

Similar posts