Sabado, 24 de Agosto de 2019, 12:12 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » El dilema de la educación.

El dilema de la educación.

LA TERTULIA

por Armando Enríquez

En el gobierno de la 4T donde se desprecia a la ciencia y el sentido humano de un gobierno habrán de enfrentar uno de los retos sociales más inmediatos y decisivos del siglo XXI; La educación.

La visión decimonónica y corporativista del gobierno actual de México donde lo importante es dar a los sindicatos retrogradas de maestros el control de la educación, por un lado y por otro y más destructivo nulificar el poder de la educación al permitir que todo mundo adquiera títulos de grado académico sin pasar por un proceso de evaluación mínimamente exigente, porque lo importante es tener cuotas de aprobados para inflar estadísticas. Peor aún, avalando la mediocridad de profesionistas quienes, por el simple hecho de acudir a las instituciones educativas, nos demuestra la carencia de visión del presidente y de su secretario de educación o de la importancia de hacer de los alumnos ciudadanos responsables.

Todo se limita a continuar con el simplicista y criticado plan maestro de formar la mano de obra para las naciones de OCDE, esto es hasta el momento en que todos esos seres humanos que se han deformado en cifras en los sistemas educativos del PRIAN y de PRIMOR sean sustituidos por robots, algo que no esta muy lejano a suceder.

Día con día en todo el mundo los puestos de trabajo más elementales van siendo tomados por máquinas que sustituyen seres humanos, esto representa mayor productividad y mayor ganancia para las empresas.

Nada se está haciendo a nivel nacional para advertir de este problema y crear conciencia que la única solución para enfrentarlo es educar de mejor manera a los estudiantes a partir de mejor preparados, mejores profesores.

Mientras en ciertos grupos minoritarios como entre los docentes del Tecnológico de Monterrey se habla de educar a los jóvenes en carreras que aún no existen, siendo conscientes de todos los problemas que la llegada de la quinta revolución industrial están por poner sobre el panorama laboral de todos los países, quienes tiene la obligación de cuidar el país y hacerlo crecer carecen de ideas para deshacerse del añejo paternalismo y la ineficiente demagogia estatista y aislacionista del presidente y sus colaboradores.

Lo cierto es que nunca ha existido una visión a largo plazo para la educación de los mexicanos y los constantes cambios en el panorama y el mercado laboral del mundo. No es un problema surgido en este gobierno, pero sin duda es a ellos a quienes le toca poner las propuestas reales y proactivas sobre la mesa, no se trata sólo de cancelar la reforma administrativa de la educación de Peña Nieto y regresar a  los tiempos del corporativismo, la venta y titularidad de plazas que se puedan heredar porque en ambos casos se pasa por alto el verdadero sentido de la educación; crear mejores ciudadanos preparados para enfrentar retos sociales y desarrollarse, capaces de generar su propio bienestar, de ser críticos y autosuficientes mientras el Estado crea infraestructura, mejora las condiciones de salud, seguridad y civilidad entre los ciudadanos.

Las notas no son halagadoras, más del 70% de la población mundial sin educación o con menor educación habrán de perder en los próximos años sus empleos al ser substituidos por robots. En un país con una educación sin calidad, sin importar que esta sea pública o privada como lo demuestran las pruebas internacionales PISA, la perspectiva de que el círculo vicioso de la pobreza en México se mantenga resulta optimista, lo cierto es que con la calidad educativa que sufrimos en México el futuro en cuanto a la pobreza es negro y terrible para millones de mexicanos que creen que la sola derogación de la mal llamada reforma educativa brindará una mejor educación y mejores oportunidades a sus hijos.

Al contrario, el gobierno de la Cuarta Transformación contribuye de una manera demagógica y arbitraria al aumento del desempleo al despedir a los burócratas de confianza que son los que trabajan, sin tocar a los zánganos del sistema que constituyen los trabajadores sindicalizados. Pero además una fuerza de trabajo que tiene pocas oportunidades de encontrar trabajo en la iniciativa privada que tiene una mentalidad diferente en lo que respecta a la actitud laboral.

Ni siquiera voy a hablar de lo que suceda la llegada del llamado momento de la singularidad, esto es el surgimiento de la verdadera inteligencia artificial, donde quedará de manifiesto que toda empresa por educar a los mexicanos fue falsa y parte de la corrupción clientelar del PRI, el PAN y ahora Morena. La educación y su manejo es para la partidocracia la misma de siempre sólo se preocupa por sí, nunca por los gobernados. 

Armando Enríquez Vázquez. 

@cernicalo  

Similar posts