Jueves, 19 de Octubre de 2017, 12:59 PM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Fernando del Paso y las verdades incomodas

Fernando del Paso y las verdades incomodas

El 23 de abril el escritor mexicano Fernando del Paso recibió el premio Cervantes de Literatura, el gran escritor mexicano dentro de su discurso de aceptación dedicó un párrafo para hablar de la situación de nuestro país y reconoció: Criticar a mi país en un país extranjero me da vergüenza, pero me trago esa vergüenza y aprovecho este foro internacional para denunciar a los cuatro vientos…

Y a los cuatro vientos el escritor aclaró que México es un país donde la corrupción, la impunidad, los feminicidios, la aprobación oficial de la injusticia, son parte de la vida nacional, un país que se dirige al autoritarismo.

La legitimización del crimen organizado como parece ser el trasfondo de la idea de Peña Nieto al legalizar la marihuana de uso medicinal, científico y poder portar 28 gramos del enervante, sin legitimizar el cultivo, permitiendo la permanencia de grupos del crimen organizado que se encarguen de esa labor y de su venta.

Los discursos como el del escritor mexicano no desacreditan, un sistema y un gobierno que se desacreditan por sí mismos; el sistema político de partidocracia que nos asfixia y mata. La aniquilación de las aspiraciones de los mexicanos a una verdadera democracia.

Más y más gente en el mundo y en México debe darse cuenta que denunciar a un gobierno que pretende regresar a lo que otro gran escritor, Mario Vargas Llosa llamó,La Dictadura Perfecta, no se trata de atacar a un partido político o a una ideología sino imponer los anhelos ciudadanos que Villa, Zapata y el ingenuo de Madero pensaban ser parte de una democracia en la que otros líderes de la llamada Revolución no creían como el grupo de sonorenses que se encargó de purgarse a sí mismo a punta de traiciones y asesinatos e implantó el narcotráfico en México, o el veracruzano Miguel Alemán Valdés quien repartió el país entre amigos y empresarios corruptos.

Hablar de lo que sucede en nuestro país no es hablar mal de él, es de alguna manera intentar hacer abrir los ojos al mundo y a muchos mexicanos de que estamos muy lejos de ser una democracia, un país de justicia o de igualdad.

Las palabras de Del Paso pronunciadas frente al Rey Felipe VI y la prensa internacional que se dio cita en la ceremonia de entrega del Cervantes, no deben haber caído bien a los sordos oídos de nuestro gobierno y la corte de enanos y bufones que rodean a Peña Nieto.  El mismo Peña Nieto en un acto que no sé si interpretar como cinismo descarado o simplemente un acto de la más llana estulticia felicito vía twitter al escritor.

La verdad no peca, pero incomoda, dice el dicho. Lo triste es que en el caso de los funcionarios priístas como el gobernador de Veracruz y su fiscal, del exgobernador de Moreira quien probablemente nunca en su vida vuelva a pisar España y no por voluntad propia, sino por miedo del proceso que se le sigue, como Emilio Gamboa Patrón empeñado en defender la opacidad de políticos de todo rango al oponerse a la ley de transparencia en nombre de todos los priístas, verdes y miembros de Nueva Alianza a los que representa, o el mismo presidente Peña Nieto falto de voluntad y al que empresarios como José Andrés de Oteyza le gritonea desde que el mandatario era gobernador del Estado de México, como hemos visto todos en un desafortunado video en youtube, quién no se cansa de mentirle a un país donde las disparidades sociales son cada día más ofensivas.

Fernando del Paso habló en su discurso de como en México todo está cambiando para peor, como en México se promueven nuevas y represivas leyes como la llamada Ley Atenco del gobierno del Estado de México.

Esto pareciera tan solo el principio de un estado totalitario que no podemos permitir. No denunciarlo, eso sí que me daría aún más vergüenza.

Como a todos nosotros, los habitantes de México, debería de darnos vergüenza el hacer caso omiso de las palabras del escritor, cerrar los ojos a la realidad que nos quiere imponer el PRI y todos sus partidos satélites incluyendo al PAN, PRD y Morena. Todos cortados con la misma tijera y con el mismo objetivo hacer de México su feudo, De López Obrador a Peña Nieto las diferencias son sólo generacionales y de puesto político y de discurso, pero el fin de todos ellos es hacer de la república su propia hacienda y volvernos a todos nosotros los peones de raya.

Más allá de reconocerle a del Paso su valentía, su discurso yo quiero agradecerle eternamente por las páginas de José Trigo, Palinuro de México, Noticias del Imperio, y sus sonetos y poemas y a quien no lo ha leído invitarlo a leer a uno de los grandes escritores de nuestro país, a un conocedor de nuestro idioma y a un artífice del español.

¡Muchas gracias, Don Fernando y enhorabuena!

Similar posts