Lunes, 16 de Septiembre de 2019, 01:49 AM

Fuero

LA TERTULIA

por Armando Enríquez

Finalmente, y después de casi cinco meses de impunidad, el 24 de abril de 2019, los diputados decidieron quitar el fuero al morenista Cipriano Charrez, un chapulín que saltó del PRI al PAN al PRD a declararse independiente y terminar en Morena.

Charrez además de ser el ejemplo clásico de lo que es un político mexicano a quien no le importa el partido al que pertenece, mucho menos la ideología del mismo, si no únicamente sus intereses económicos y los de sus familiares, se convirtió en el primer morenista realmente incómodo para Mario Delgado coordinador de la bancada de Morena. Cuando en diciembre, Charrez, provocó un accidente en su natal estado de Hidalgo que costó la vida de un joven taxista al que el entonces diputado, ni sus escoltas ayudaron pues estaban preocupados en desaparecer al legislador que se encontraba en estado de ebriedad, la opinión pública y la prensa le recordaron a Morena su promesa de acabar con el fuero.

Mario Delgado desde un principio marcó su raya y la del partido ante el cobarde comportamiento del diputado, pero recuerdo que cuando alguien pidió al presidente de la nación su opinión al respecto, éste decidió como es su costumbre salirse por la tangente y contestó con una de sus clásicas peroratas que nada dicen y si distraen la atención de los dispersos periodistas que atienden a diario a la mañanera.

Bien por Delgado y la bancada que dirige, pero esto sólo es parte de un compromiso mayor que el poder legislativo le debe a los mexicanos y que forma parte de las promesas de campaña del Presidente López Obrador; eliminar el fuero para los servidores públicos y en especial el del presidente y el de los miembros del poder legislativos quienes a lo largo de décadas después de la Revolución y en especial en las décadas finales del siglo XX lo utilizaron como fiel escudo para cometer todo tipo de tropelías y crímenes. El pasado 26 de marzo la Cámara de Senadores aprobó reformas constitucionales que lejos de eliminar este privilegio del presidente y de los legisladores, una condición que de facto los convierte en ciudadanos de primera y los separa de la condición del resto de los mexicanos, fortalece el fuero. La cámara de diputados a un mes de aprobadas las reformas, no las ha ratificado como le corresponde, de hecho, el sacrificio de Charrez parece sólo una distracción para evitar discutir lo verdaderamente importante: La eliminación total del fuero para el presidente y el poder legislativo, lo que se ve difícil, pues ningún legislador de ningún partido parece dispuesto a sacrificar su posición privilegiada, ni la del presidente.

De acuerdo con el senador Emilio Álvarez Icaza, independiente y el único que votó en contra de la modificación de los artículos referentes al fuero de los 128 senadores; la modificación lejos de eliminar o acotar el fuero del presidente y legisladores, lo fortalece.  

Yo entiendo que los diputados están ocupados en otras cosas les ha ordenado el ejecutivo resolver a modo, lo que demuestra la carencia de independencia y de criterio de estos “servidores públicos”, que constitucionalmente están definidos como un poder independiente y que el fuero puede esperar, porque no están dispuestos a dejar desnudos a personajes como Napoleón Gómez Urrutia emulo de Fidel Velázquez y que al parece pretende establecer una nueva CTM esta vez al servicio de Morena. O a los operadores del dinero que se mezcla suciamente en programas sociales y campañas electorales a favor del partido en el poder, de la misma manera que sucedía en décadas pasadas desde los comités locales y regionales del PRI, o del PRD que López Obrador organizaba desde la oficina de Jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal a través de personajes como René Bejarano, Carlos Imaz, captados por las cámaras de vigilancia del también corrupto empresario argentino Carlos Ahumada.

Lo mismo sucede hoy con tanto cretino que ocupa curules y escaños que con tal de no perder el hueso dicen “sentirse orgullosos de servir, como eso viles sirvientes, a López Obrador” y por lo tanto en esa construcción sucia, tramposa y corrupta de las clientelas de Morena para los siguientes sexenios requieren forzosamente de ese fuero que los protege de la ley.

Como otras tantas promesas de López Obrador muy pronto nos habrá de quedar claro que no habrá de materializarse y jamás habrá eliminación del fuero.

 

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo. 

Similar posts