Domingo, 20 de Agosto de 2017, 04:10 PM
Home » Opinión » Armando Enríquez » La libertad de prensa en México está muerta

La libertad de prensa en México está muerta

Foto: Especial

Foto: Especial

El New York Times publicó un editorial el domingo 16 de agosto titulado El Asesinato de la libertad de prensa en México. El reportaje hace mención a las amenazas veladas que el gobernador de Veracruz, Javier Duarte, hizo a los miembros de la prensa en ese estado el pasado 29 de julio, un día antes de la muerte del fotoperiodista Rubén Espinosa. Y destaca como los periodistas mexicanos se encuentran cada día con más trabas para ejercer su profesión. Coptados entre un sistema judicial muy débil y una corrupción escandalosa, que han permitido a diferentes políticos y funcionarios amenazar y matar a informadores, a los periodistas mexicanos cada día les es más difícil ejercer su profesión.

El 15 de agosto un importante grupo de periodistas, escritores y artistas mexicanos publicó a través de PEN International, la asociación mundial fundada en Londres en 1921 y encargada de promover la literatura y libertad de expresión, una carta abierta para exigir al Presidente Peña Nieto a investigar la muerte de periodistas en México, así como a crear mecanismos que protejan la vida de los mismos. (Se puede leer la versión en inglés en http://www.pen.org/blog/president-pe%C3%B1a-nieto-investigate-murders-journalists-mexico-and-establish-mechanisms-protect ).

Una de las conclusiones de la editorial es que en muchas regiones de México los periodistas amenazados tanto por el crimen organizado como por los gobernantes enfrentan la opción de auto censurarse o ser callados por las balas. Pero hay existe otro factor del periodismo o de los periodistas que también ha sido parte esencial de que el gobierno crea que la libertad de prensa se acaba con billetes o con balas. Me refiero a reporteros y medios chayoteros encargados en  denigrar su profesión aceptando dinero para callar o avalar las vilezas de funcionarios y gobiernos, de la misma forma que lo hacen los empresarios corruptos, como los hay tantos en estos días, que hemos conocido gracias a escándalos como los de la Casa Blanca de Peña Nieto o los casos del Grupo PHL en el Estado de México y que seguramente son tan sólo la punta de un Iceberg que flota gracias a los gases de la corrupción que en él se lleva a cabo y que denigran a la clase empresarial nacional. En especial debemos poner atención en la secuela de reporteros, lectores de noticias y experiodistas ligados a Televisa que se ven envueltos en casos de narcotráfico y tráfico de influencias.

Desde las extrañas camionetas con el logo de la empresa de televisión en Nicaragua, la aparición del corresponsal en Michoacán de dicha empresa en negociaciones con la Tuta y recientemente por un lado el caso del ex reportero de Televisa en Orizaba asesinado junto con el líder local de los Zetas y quién de acuerdo con el director del diario El Buen Tono, era el encargado de repartir el dinero de la organización delictiva entre los llamados periodistas. Por el otro, la aparición de Dolores, Lolita, Ayala en el helicóptero accidentado del gobernador de Chihuahua César Duarte acusado de corrupto por más de un medio en el país y responsable de un aumento escandaloso en la inseguridad y reaparición del crimen organizado en el estado más grande de la República. Claro por más que los ciudadanos demandemos una investigación a la empresa de Azcárraga Jean, muy probablemente la PGR, dirigida por la hermana de uno de los principales ejecutivos e incondicionales de Emilito, se negaría a proceder o encontraría los pretextos necesarios para deslindarse del caso.

Por supuesto que a ese tipo de seudo periodistas no es a los que amenazó Javier Duarte, Gobernador de Veracruz, si no a aquellos que se vuelven incómodos a un sistema que cada día nos es más incómodo a la mayoría de los mexicanos.

Nuestra democracia está muerta gracias a la partidocracia y al servilismo del INE, nuestras instituciones putrefactas por el exceso de corrupción a las que se ven sometidas por funcionarios mezquinos, ahora gracias al New York Times lo sabe todo el mundo, la libertad de prensa en México no es más que un cadáver que cayó víctima del estado, del crimen organizado y de una justicia inexistente; a un poder judicial inepto, incapaz y corrupto.

La imagen internacional del gobierno mexicano cada día es más cuestionada, incluso si somos estrictos al juzgar algunas de las declaraciones del aspirante republicano a la candidatura presidencial Donald Trump, debemos reconocer que están basadas en la vergonzante realidad de corrupción y opacidad del gobierno encabezado por Peña Nieto y no pueden ser desmentidas, ni rebatidas, a diferencia de lo que sucede con muchas otras basadas en la especulación y su visión racista del mundo, que fácilmente son rebatibles.

El gobierno tiene una responsabilidad diaria que se niega a cumplir; la salvaguarda de los mexicanos; ya sean periodistas, ingenieros, amas de casa, estudiantes, obreros, grupos indígenas y sin embargo los discurso demagógicos de Peña Nieto y todos sus funcionarios nos remitan a la realidad de que ellos están convencidos de que nosotros estamos convencidos de vivir en una Dictadura Perfecta de película.

 

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo

Similar posts