Lunes, 22 de Octubre de 2018, 06:12 PM
Home » Opinión » Armando Enríquez » La muñeca tetona, intelectuales, poder y medios como el País

La muñeca tetona, intelectuales, poder y medios como el País

LA TERTULIA

por Armando Enríquez

 

 

El azar es extraño y de su mano llegué el pasado sábado 28 de abril a una nota del diario español El País que difundió a lo largo de 24 horas, del sábado 28 a las 9:00 a.m. hora de México a las 9:00 a.m del domingo 29 un documental mexicano titulado La muñeca tetona.

El documental surge a partir de una fotografía en la casa de Iván Restrepo donde además del propio Restrepo aparecen Gabriel García Márquez, Elena Poniatowska, Carlos Monsiváis, Miguel Ángel Granados Chapa, Margo Su, Héctor Aguilar Camín, Benjamín Wong, León García Soler, al centro de la fotografía aparece el entonces secretario de planeación y presupuesto Carlos Salinas de Gortari. En una esquina del sillón y junto a León García Soler aparece el otro invitado; una muñeca de trapo que representa a una cabaretera o una mujer de burdel, tal vez güera y con grandes senos que da nombre al documental. La fotografía no es única, existen otras con los mismos personajes que se exhiben a lo largo de la cinta. Ni representa una sola reunión entre el ex presidente de México y el grupo de intelectuales. Las reuniones fueron periódicas y se dieron también durante la presidencia de Salinas, de acuerdo con los entrevistados que incluyen al ex presidente Salinas.

Fueron reuniones cordiales, de platicas entre personajes interesados en muchas cosas no sólo el país, de acuerdo con los testimonios en esas reuniones el poder se hacía a un lado y charla transcurría como una alegre tertulia. Incluso se habla de como Carlos Salinas ya siendo presidente llamaba directamente a algunos de los personajes en la foto y mientras a García Márquez solicitó su intermediación con Fidel Castro, Elena Poniatowska le colgaba el auricular al presidente, escéptica de que este la llamara directamente por teléfono.

Dirigida por Diego Osorno y Alexandro Aldrete la cinta reúne las voces de los sobrevivientes de aquel día, con excepción Aguilar Camín y García Soler, incluye los testimonios de dos personajes fundamentales en el mundo de la crítica y el análisis político hoy; Denise Dresser y escritor Fabrizio Mejía Madrid que ha escrito extraordinarios textos acerca del poder como Nación TV, que habla de Emilio Azcárraga Milmo y la despreciable empresa que construyó a la sombra y al servicio del PRI, Disparos en la oscuridad sobre Gustavo Díaz Ordaz y Un hombre de confianza, acerca del temible Fernando Gutiérrez Barrios.

El documental muestra los lazos que hasta ese sexenio tuvieron las elites intelectuales con el poder. En un México menos lector y con mayor presencia de noticieros de radio y televisión esa relación se volteado hacia los periodistas y a los que en el documental se llama con desprecio “opinólogos” y entre ellos se hacen llamar con arrogancia “comentocracia”. En un país donde los presidentes de este siglo han demostrado su ignorancia en especial Vicente Fox y Enrique Peña Nieto, ningún intelectual podría estar a su lado a diferencia de los serviles dueños de medios que se cobraron los favores por no golpear a los políticos o por ensalzarlos de diversas maneras ya fuera con concesiones en los medios como Olegario Vázquez Raña con Cadena3 primero y la cadena nacional Imagen TV después, o pidiendo preseas en el Congreso de la Unión como Juan Francisco Ealy Ortiz dueño de El Universal un diario más oficialista que El Nacional en sus buenos tiempos.

La relación de los intelectuales con el poder es algo que nos hace pensar en la verdadera independencia del pensamiento de aquellos que se sienten la clase pensante de un país en constante crisis de identidad, como el nuestro, donde ni siquiera sabemos ya quienes son los intelectuales y quienes los que como Elena Poniatowska, bailan al son que le toque el mejor postor. No puedo olvidar como hace doce años después de apoyar incondicionalmente a Andrés Manuel López Obrador, tras el triunfo de Felipe Calderón Poniatowska como Judas negó a López Obrador. Y luego de ser zalamera de Peña Nieto, hoy se descubre lopezobradorista una vez más. En el documental se la ve recordar con cariño y afecto a Salinas de Gortari.

Los intelectuales o al menos los intelectuales interesados abiertamente en la política nacional, juegan y tienen ideales más de izquierda en nuestros días. La participación de personas como el fallecido Alejandro Aura en su momento y Paco Ignacio Taibo II, tan vituperado estos días, en los gobiernos del PRD en la capital del país, fueron de vital importancia para la difusión de la lectura y la cultura en la CDMX. Aunque no podemos olvidar a personajes como Enrique Krauze un hombre más situado al centro derecha del espectro político que ha retratado esta relación de los intelectuales desde aquel libro de 1976 Caudillos culturales en la Revolución Mexicana.

Lo cierto es que además Internet ha logrado romper esos núcleos elitistas y desde un simple meme, tan corrosivo como una opinión informada, programas como El Pulso de la República y diferentes medios escritos las voces de la pluralidad y la democracia se van convirtiendo en vitales para romper relaciones peligrosas como en su momento lo fue la mantenida por grupos de intelectuales con el poder político.

La otra parte sorprendente es que un material que tanto nos incumbe a los mexicanos, no fue distribuido por una empresa nacional, si no por el diario español El País que ha demostrado en los últimos años ser más critico y estar más al tanto de los que sucede en nuestro país que aquellos medios que se llaman líderes informativos nacionales como El Universal, El Excélsior, La Jornada, o el patético Milenio. No creo que el documental sea censurable en los más mínimo, pero la auto censura que ejercen los medios mexicanos se debe en gran parte a que deben su existencia al gobierno federal y su inversión en medios y no a los suscriptores o ventas de publicidad real que tengan.

Yo les recomiendo que busquen el documental para ver un fiel retrato del poder y ciertos intelectuales mexicanos, por un lado, la figura brillantemente maquiavélica de un hombre como Salinas intrigado también por el mundo de las ideas, por otro, y para que descubran la verdad detrás de la identidad de La muñeca tetona.

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

foto: Proceso (ilustración)

Similar posts