Viernes, 22 de Septiembre de 2017, 11:58 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Los nuevos tiempos, la carta abierta del director de El País

Los nuevos tiempos, la carta abierta del director de El País

el_pais

El pasado 3 de marzo, Antonio Caño, director del periódico español El País, publicó una carta abierta a toda la comunidad que forma el diario; colaboradores, periodistas, lectores y como él los llama usuarios. (http://elpais.com/elpais/2016/03/03/actualidad/1457031570_991358.html ) Caño habla de manera concreta y real acerca de cómo los hábitos de consumo de la información han cambiado, cómo cada día el número de lectores que compran la versión impresa del diario se reduce y de cómo los jóvenes lectores recurren a los sitios web, las aplicaciones y las redes sociales para conseguir su información. Los problemas de comercialización que enfrentan los diarios hoy en día en el mundo de la prensa libre y democrática, Lo que también pone claro el director del más importante medio de información en España y uno de los principales del mundo hispano-hablante es que a pesar del éxito que el medio ha tenido al evolucionar en las plataformas virtuales, la batalla aún no esté ganada ni que nuestra supervivencia esté garantizada. La revolución que afecta a los medios no ha concluido aún, el panorama es todavía muy confuso. La crisis, probablemente, no ha tocado fondo todavía.

La importancia del video, el crecimiento del uso de los bloqueadores de publicidad y el surgimiento de miles de portales y blogs con información son sólo algunos de los factores que el director del diario español sugiere en su carta abierta. Pero lo que es claro también es que el medio español tiene muy clara su estrategia, y de los puntos que delinea Caño tres son de llamar la atención; Tener una redacción abierta, que no se limita a periodistas únicamente, una redacción abierta e inclusiva a creadores, especialistas en informática y tecnología, especialistas en la medición de audiencias y desarrolladores de nuevas aplicaciones. Volverse como dice Caño cada día más un medio americano, los directivos del diario español saben perfectamente que el mercado real y en crecimiento se encuentra de este lado del Océano Atlántico y una vez más parten a hacer la América para salvar las pérdidas de una España, que resulta demasiado chica en el mundo globalizado. Tercero y de la mayor importancia la inclusión de los lectores en el diálogo al interior del informativo.

A diferencia de los principales países del primer mundo, en México la impresión de periódicos nunca ha sido ni importante en la vida nacional, ni significativa en el mundo de los negocios, o social. La mayoría de las cifras de tiraje y de lectores siempre han sido maquilladas para ser utilizadas como presión política, de ahí que la mayoría de los directivos de diarios en nuestro país tengan una visión pueblerina de estar bien con los caciques políticos, su mayor orgullo es conformarse con los pagos y chayotes que reciben de los actores políticos del país. Pocas y muy raras son las excepciones. Los gobiernos, autoritarios y corruptos, aún más pueblerinos y censores como el Enrique Peña Nieto se han empeñado en silenciar a las voces críticas y a pagar la complicidad de la mayoría de los medios. Los únicos diarios que se leen por millones en México son los tabloides de nota roja.

Pero más allá de las practicas caciquiles de los diferentes órganos de gobierno y de los poderes de la nación, lo más apabullante de la nueva realidad son la negación y la ceguera de los dueños de medios, directivos, periodistas y lectores de noticias frente a una realidad que existe a pesar de la venda con la que se cubren los ojos.

Internet es un fenómeno global, con implicaciones que pocas veces pueden ser anticipadas aun por los más brillantes estudiosos de los fenómenos informativos.

La semana pasada una de las principales noticias acerca de México no surgió de ninguno de los dóciles periódicos nacionales, si no del diario inglés The Guardian, que publicó una entrevista con una supuesta hija del Chapo Guzmán, en la que se habla de la corrupción política de nuestro país. De los nexos entre políticos y crimen organizado.

En México, la nota ha querido pasar desapercibida y ninguno de los medios escritos nacionales ha querido profundizar en el tema a pesar de tener corresponsales en California, no se atreven o son incapaces de seguir la noticia o buscar al personaje.

 En nuestro país, sin duda, El Universal es el líder en tanto portal informativo, lentamente, pero de manera al parecer eficaz ha ido entendiendo desgraciadamente sólo una parte de la evolución del medio y hoy tiene una sección de video que se separa en parte de la versión impresa.

Resulta patético que ninguno de los medios informativos digitales nacionales de importancia se haya propuesto atacar el mercado latinoamericano, que carezcan de estrategias de negocio en el continente, para el mercado español o el usuario de habla hispana en Estados Unidos. El negocio parece ser seguir viviendo en la zona de confort que les proporciona el dinero del estado sin importar que esto atente de manera directa contra la libertad de expresión y más un contra la libertad de acceso a la información a la que constitucionalmente todos tenemos derecho. Es evidente la falta de una línea editorial, de un manual de estilo y de esa estrategia clara y definida frente a la libertad de prensa que los convierte en simples portales que recopilan notas, gran parte de sus columnistas son miembros de ese mismo sistema de mentiras y manipulación de la información y puntos de vista que obedece a sus patrones en las diferentes televisoras, secretarias de gobierno o partidos políticos. En México, así como existe una cerrada clase política que se rasa en sus trapacerías y se niega a dar la oportunidad a las candidaturas independientes, el gremio de periodistas siente un gran desprecio por la ciudadanía en cuanto esta informa o da una primicia. Basta ver y escuchar esa furia contenida de los lectores de noticias de radio y televisión para descalificar informaciones surgidas en las diferentes redes sociales, de acuerdo con estos personajes, las redes sociales sólo sirven para alabarlos y conseguirles seguidores y likes. Tristemente pareciera que no existen periodistas o comentaristas más allá de las mismas caras, voces y plumas que acaparan todo el espectro de medios supuestamente informativos. Debemos recordar que existen casos de periodistas ciudadanos que hoy viven en el exilio por haber tenido más valor que muchos de los periodistas tradicionales al denunciar actos de corrupción y crimen organizado.

El Universal presume un absurdo concurso de oratoria, mientras la discusión acerca de los medios informativos de habla hispana y su evolución se dicta desde España.

Pero lo que es aún peor en la ceguera y arrogancia del periodismo mexicanos es que a nadie se le ocurre que en el nuevo panorama virtual, la importancia del lector o del usuario trasciende el simple ejercicio de la lectura, la participación de los lectores y usuarios tampoco se limita a comentar las publicaciones, hoy un lector es un colaborador potencial, una voz más, con un punto de vista muy importante. Crear un diálogo entre los diferentes actores es hoy prioridad para formar los nuevos medios, como dice Caño en su carta abierta, no hemos tocado fondo aun, en lo que él llama crisis, pero en realidad es una evolución. Los periódicos mexicanos no cuentan siquiera con la gente capacitada para hacer frente a esta evolución. Pensemos en diarios como La Jornada con su pésimo sitio web, Reforma con su sitio de acceso restringido, que los convierte en los menos competitivo de los diarios en formato digital y pone por encima de ellos a muchos blogueros con una mayor capacidad de respuesta a la información. El éxito de El Pulso de la República es consecuencia de lo harto que los jóvenes mexicanos están de la manipulación informativa de los medios electrónicos.

Internet no funciona por zonas, funciona de manera global y si bien es cierto que las estrategias comerciales deben buscar los mercados de mayor tamaño, hay que recordar, el gran rechazo de los usuarios de internet por la publicidad, por lo que incluso los anunciantes deben participar en este diálogo.

La tarea de los medios informativa es aun ardua y tiene que ver con una visión abierta para entender y aceptar modelos de negocio que beneficien a todos, pero sobre todo al usuario, al mismo tiempo que le permita ser y sentirse una parte importante del medio.

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo

Similar posts