Viernes, 18 de Agosto de 2017, 01:27 PM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Los verdaderos agravios

Los verdaderos agravios

Foto: Especial

Foto: Especial

Hace un par de semanas desde la comodidad de estar fuera del país el presidente Peña Nieto tuvo la desfachatez de calificar la fuga delChapo Guzmán como un agravio y no como lo que realmente fue; una muestra más de los grados de corrupción a los que ha llegado el gobierno federal bajo su administración. En el mejor de los casos más que un agravio resultó una burla. Una burla que demostró la incapacidad de sus funcionarios por salvaguardar el estado de derecho y la seguridad de la nación.

El país sufre de un momento de ingobernabilidad y así lo demuestran los muertos a diario en Guerrero, Tamaulipas, las fechorías de gobernadores como César y Javier Duarte de Chihuahua y Veracruz, la quiebra del estado de Guerrero y un gobernador interino que al tener las arcas vacías prefiere pedir al gobierno federal que entre el nuevo gobernador, para él ya no queda nada que robar, pareciera el mensaje. Ni que decir de las cámaras que constantemente son desmontadas en Reynosa y Matamoros, instaladas y propiedad de grupos del crimen organizado interesados en anticiparse a los movimientos del ejército y que seguramente existen en otras ciudades en el país. La forma en que el gobierno responde matando a ciudadanos que pretenden protegerse como sucede en Michoacán, donde el mismo gobierno desarmó a los grupos ciudadanos de autodefensa para generar nuevos grupos de narcos que amenazan a la población.

La ingobernabilidad se palpa cuando el Secretario General de la Defensa Nacional se ve obligado a declarar en discursos y a través de entrevistas algo que todos sabemos y es que los soldados no son policías como han pretendido Felipe Calderón y Enrique Peña que solo ha mantenido la política del panista. Un ejército y una armada que luchan por la incompetencia de las autoridades estatales y federales contra tres enemigos; el crimen organizado, policías locales y federal infiltradas por el crimen organizado y la opinión pública.

Los agravios a los mexicanos vienen del gobierno federal y del presidente que sin tacto alguno celebra con su partido el fracaso que ha llevado a México a tener dos millones más de pobres durante su gobierno. Que en su mover a México ha provocado que las familias mexicanas pierdan el 3.5% de su poder adquisitivo y que sin embargo se niega a hablar de la necesidad de elevar de manera significativa los salarios mínimos. Agravios que se dan en los sueldos de funcionarios, legisladores y funcionarios del poder judicial de la federación. Agravios avalados por un gobierno que mantiene el fuero, creando de manera anticonstitucional mexicanos de primera y de segunda. Un gobierno que ha devaluado nuestra moneda en más de un 20% y no parece preocupado por el asunto. Los agravios surgen de las políticas presidenciales de abandono a los sectores de salud, educación y recursos naturales que parecieran haber decidido privatizar, pero eso sí de acuerdo con notas de la semana pasada una sobrina del presidente de nombre Fernanda Said Pretelini, sin experiencia gerencial, fue contratada para ejercer una Subgerencia en Pemex. Por los visto, Pemex sigue siendo la caja chica del gobierno federal. Vicente Fox que es un fanfarrón por lo menos tuvo el tacto de obligar a Olegario Vázquez Raña a contratar a su hija, no cometió acto alguno de nepotismo en el servicio público.

Los agravios suceden cuando siguen apareciendo fosas a lo largo y ancho de todo el país y el desdén con la Procuraduría General de la República y la Secretaria de Gobernación tratan el asunto no se compara con la cantidad de declaraciones demagógicas que ambas dependencias emiten a diario. La semana pasada vimos como el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos Luis Raúl González Pérez puso en tela de juicio la forma en la que se desarrollaron las investigaciones del caso Ayotzinapa, poniendo en evidencia las torpezas u omisiones que desde el gobierno federal se han dado para encubrir la verdad histórica que tajantemente expuso como punto final el entonces procurador Jesús Murillo Karam. Claro los serviles medios a la presidencia ya publican que la CNDH es el organismo de su tipo más caro del mundo, como si el aparato burocrático federal no lo fuera, empezando por la Secretaría de la Función Pública o la de Desarrollo Social, ¿con dos millones de pobres más no debería renunciar la izquierdista hasta agarró hueso del PRI, Rosario Robles?

México ha sufrido en los últimos tres años agravios más dolorosos y canallas que la fuga del Chapo Guzmán. Cuando nos enteramos que los principales responsables de las cantidades de dinero que manejaba la CNTE en Oaxaca no son otros que los priístas representados por el gobernador Ulises Ruiz que fue el quien creó el IEEPO como instrumento de negociación y corrupción.

Contra todos estos agravios, muchos de ellos históricos tenemos que luchar desde nuestra trinchera, recordarle al gobierno y a los partidos que si el Bronco pudo ganar en Nuevo León es porque los ciudadanos queremos cambios verdaderos y ya veremos sí el año que entra que se renuevan doce gubernaturas a pesar de mapaches, ratas, gobernadores y legisladores locales, el INE y TEPJF, no siguen ganando aquellos que no tienen, ni quieren tener nada que ver con esa corrupción federal y demagógica que agravia a todos los mexicanos.

 

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo

Similar posts