Miercoles, 22 de Noviembre de 2017, 01:19 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Misión Cumplida

Misión Cumplida

 

Foto: Especial

Foto: Especial

Ocho días después de la captura de El Chapo, las autoridades españolas detuvieron a Humberto Moriera, ex presidente del PRI, señalado en nuestro país en más de una ocasión como uno de los políticos más corruptos y con nexos con el narcotráfico. Durante el gobierno de los hermanos Moreira en Coahuila debemos recordar no solo el endeudamiento brutal de la entidad que no se ha reflejado en el bienestar de los coahuilenses, si no como se ha hecho del Estado una tierra sin ley donde pueblos enteros pueden desaparecer sin que nadie haya iniciado una investigación al respecto, recordemos también como uno de los hijos del hoy preso en España fue asesinado por el crimen organizado. Y como los más visibles líderes priístas lo defendieron como es costumbre entre ellos-

Los Moreira no son sino un leve destello de lo que el PRI y los otros partidos políticos han hecho de nuestro país, de sus alianzas con el crimen organizado y de la falta de respeto a la ciudadanía y a la vida humana. A pesar de las tibias declaraciones de los panistas y perredistas, el PRI permaneció en silencio el viernes, de la misma manera lo intentó de manera torpe Peña Nieto el sábado, en Málaga, quien al conversar con los medios en esa escala de su viaje de sumisión y corrupción a Arabia Saudita tuvo otra de sus desafortunadas declaraciones, primero al negarse a opinar sobre Moreira, y después al declarar que el ex mandatario de su partido contará con la asesoría y ayuda de los cónsules de la Secretaría de Relaciones Exteriores.  Cosa casi imposible de lograr para los mexicanos comunes y corrientes cuando se encuentran en problemas en el extranjero. Una duda que me surge es sí el cónsul en Barcelona será uno de los defensores o estará ya pensando en regresar a Veracruz donde Virgilio Andrade, el presidente y el PRI lo habrán de cuidar y blindar. Moreira era presidente del PRI cuando destaparon al actual presidente de la República.

Lo triste es que no sólo se trata de Coahuila y un par de hermanos corruptos. La impunidad y los negocios turbios que el PRI tiene en Tamaulipas, convierte al estado en otra tierra de nadie. A lo largo de décadas de corrupción tanto del gobierno estatal, como del gobierno federal que de manera complaciente y activa han sido la causa de la ingobernabilidad en ese estado. El PRI, que no le falta razón al hacerlo, con su dedo flamígero ve la viga en el ojo ajeno al señalar a gobiernos como el de Guillermo Padrés en Sonora, o Graco Ramírez en Morelos, pero permanece ciego y complaciente a las enormes columnas que existen en sus ojos, con los gobernadores César y Javier Duarte de Chihuahua y Veracruz respectivamente, Héctor Astudillo de Guerrero que ha resultado un verdadero cero a la izquierda, Eruviel Ávila en cuyo estado la desaparición de jóvenes en especial de mujeres y su asesinato es cosa de todos los días y tantos otros que luciendo el escudo tricolor se han encargado de medrar a costas del país y sus ciudadanos.

A lo largo de la semana pasada y a raíz de las desapariciones forzadas de mexicanos en los estados de Guerrero y Veracruz los procuradores de justicia de ambos estados estuvieron concediendo entrevistas a los medios nacionales. La incapacidad de crear discursos verosímiles, certeros y lógicos queda de manifiestos cuando este tipo de funcionarios improvisados enfrentan a los periodistas en la radio. La televisión siempre puede editarlos para hacerlos ver como personas con un discurso lineal, lo mismo que pasa con la prensa escrita, cosa que no sucede cuando los diferentes conductores de espacios informativos los cuestionan en vivo.

La demagogia, el populismo y el miedo a ser expuestos por los medios por su incapacidad, obliga a estos servidores públicos a ser ellos mismos los que dejan en claro su desconocimiento de aquello en lo que se supone deberían estar involucrados y en como de manera descarada esconden la impericia aquellos que trabajan en la dependencia a su cargo, así como de las autoridades estatales para lidiar con asuntos de impunidad, crimen organizado y corrupción local.

El fiscal veracruzano Luis Ángel Bravo habla con los medios únicamente cuando estos insisten en dar a conocer las negativas del funcionario para hablar con ellos. El fiscal impresiona por tener esa manera de hablar y hablar y no decir absolutamente, en la más tradicional escuela de los funcionarios del PRI. El caso de Xavier Olea Peláez procurador de justicia de Guerrero, es aún más patético ya que el funcionario da la impresión desconocer acerca de lo que le están preguntando, ser un bisoño de las situaciones y ante todo siempre se sale con el asunto arguyendo no poder dar información por no comprometer la investigación, sin embargo como sucedió en una entrevista que concedió a la periodista Denise Maerker, pareciera estar advirtiendo a los grupos criminales de Guerrero que ya sabían dónde tenían a los secuestrados y que ya iban por ellos, horas más tarde el gobierno de ese estado anunció haber liberado a los secuestrados, lo que entonces se vuelve de muchas formas sospechoso de lo que sucede en aquel estado. Lo curioso es que el número de los liberados no coincide con los secuestrados que se habían informado, eso sin contar que de pronto, se dejó de hablar de los cuatro muertos que aparecieron días antes y correspondían al mismo número de ciudadanos secuestrados en Arcelia, lo cual hace las cuentas menos claras.

Durante décadas los mexicanos hemos aceptado en silencio los dichos corruptos de los funcionarios públicos, del presidente, procuradores y hemos creído en los medios que eran sus voceos pagados. Es curioso cómo la gente de Milenio se hace de los mensajes de los teléfonos de Kate del Castillo y El Chapo, ese mismo medio al que El Bronco, actual gobernador de Nuevo León, señaló como uno de los medios pagados por el corrupto gobierno de Rodrigo Medina. ¿Cómo podemos creer en la parcialidad, objetividad y veracidad de un medio así? Pareciera, en ese sentido que Sean Penn tiene razón al afirmar que el gobierno de Enrique Peña Nieto, lo quiere vender a él y Kate del Castillo como responsables de la captura de El Chapo ante los ojos del crimen organizado.

Virgilio Andrade, lo mismo que el presidente permanecerá en silencio, en lo que las oficinas del PRI buscan como desviar el misil que los muestra como lo que son, una banda de empresarios dedicados a ganar dinero de una manera vil; explotando a un país y hundiéndolo en la pobreza.

Misión cumplida de la policía española se leía el viernes en twitter. Pero no nos equivoquemos para que esta misión quede realmente cumplida, no solo basta la acción de la justicia, mucho menos la extranjera, lo esencial es la acción ciudadana que demuestre el rechazo que tenemos por la partidocracia, la impunidad que la caracteriza y todos los delitos que se cocinan al interior de los gobiernos del PRI, PAN, PRD y Partido Verde a todos los niveles.

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo

Similar posts