Viernes, 21 de Julio de 2017, 03:51 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Otro sexenio perdido

Otro sexenio perdido

LA        TERTULIA 
por Armando Enriquez

 

Otro Sexenio Pérdido 
Dieciocho años perdidos, lo que va del siglo. Ni panistas, ni priístas han logrado hacer crecer al país, como no han logrado frenar una espiral de violencia y crecimiento del crimen organizado que tiene a México en un constante desánimo. México a pesar de las negaciones del gobierno federal es hoy uno de los países más violentos del mundo. Los que nacimos en la segunda mitad del siglo pasado, pertenecemos a generaciones que hemos visto a México desplomarse año con año entre las mentiras priístas y la falta de valor de panistas quienes a pesar de haber llegado al poder se abstuvieron de desmantelar al PRI, que si se encargó de 2001 a 2012 en frenar reformas que eran claves en ese momento para México y después de una manera más que cínica Peña Nieto presentó como suyas y de su partido.
Estas reformas han probado haber sido insuficientes en unos casos y en otros obsoletas cuando el finalmente el PRI decidió aplicarlas y la reforma energética y de la reforma de telecomunicaciones llegaron tarde, muy tarde. En el caso de la reforma educativa, se trata de una reforma administrativa más que una reforma educativa. El monstruo resultante al final nada tiene que ver con el planteamiento original, gracias a la negociación con el CNTE y la SNTE, aunado a un secretario que no ha sabido comunicar a los mexicanos, ni mediar entre los intereses espurios de ambas organizaciones sindicales y los estudiantes, los padres y niños mexicanos pueden esperar estar entre los peores educados del mundo.
México sigue fingiendo ser una democracia, cuando lo que realmente ha sucedido es que, de la dictadura de un partido, evolucionamos a la dictadura de una partidocracia avalada por un Instituto Nacional Electoral que ha resultado un verdadero cero a la izquierda, con un Presidente Consejero y Consejeros serviles al poder.
La verdad es que lo único en lo que México ha crecido en seis años es en materia de corrupción y censura. Tal vez en un futuro habremos de descubrir que López Portillo y Echeverría, hoy pináculos de la corrupción y de la estupidez, son sólo unos niños de pecho comparados al gobierno de Peña Nieto y sus secuaces tanto al interior de gobierno como en la iniciativa privada.
La crítica a los gobiernos panistas y la violencia generada por la lucha contra el narcotráfico, resulta irrisoria cuando en estos cinco años el número de muertos ha aumentado de manera exponencial bajo la incapacidad de Peña Nieto, y las sospechas de colusión con personas como Caro Quintero, Don Neto y Mario Villanueva quienes con pretextos legaloides, y en la oscuridad de la noche alcanzaron su libertad. Peña Nieto, también se ha encargado de encabezar una política de exterminio contra ciertos grupos estudiantiles y contra los periodistas y de desgastar la imagen del ejército y la marina. Un gobierno al que le preocupa encarcelar a los luchadores sociales como el Doctor José Manuel Mireles, uno de los creadores de las autodefensas michoacanas y piedra en el camino para la corrupción de Peña Nieto y su negociador con el crimen organizado en Michoacán Alfredo Castillo, pero no a los verdaderos criminales del sexenio.
Peña Nieto revivió durante su gestión la idea de hacer millonario a sus amigos como en su momento sucedió con Miguel Alemán y más tarde con José López Portillo. A diferencia de estos, también enriqueció y ha sido sumiso a empresarios y Trump. Peña Nieto es únicamente la materialización de las peores maneras del PRI. Nada, absolutamente nada bueno ha aportado a México. Lo triste es que la oposición no ha demostrado nada bueno tampoco; la derecha vive de la creciente senilidad y estulticia de Fox, que ya no sabe siquiera a que partido representa y pertenece, la arrogancia y sinsentido de personajes como Javier Lozano, Gil Zuarth o Gustavo Madero o los sueños húmedos de poder de los Calderón sazonados por los escándalos de sus pequeños legisladores federales y estatales y la corrupción de Guillermo Padrés al estilo Granier.
Ni que de decir de una Izquierda impostora. Espuriamente un grupo de corruptos y ex priístas se han apoderado de la bandera de la izquierda pensando que la izquierda es igual al sistema corporativo, intransigente y protector del que provienen; Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y su cachorro rebelde López Obrador de la mano de Manuel Bartlett y lo peor surgido de la izquierda de los setenta Dolores Padierna, René Bejarano, Alejandro Encinas y la joya de la corrupción y el descaro de la izquierda mexicana Rosario Robles.
México se hunde un sexenio y otro también, en este siglo hemos ya perdido 18 años gracias al PRI y a López Obrador, un hombre lleno de rencores y un espíritu mesiánico incapaz de pactar con el PAN como ha pactado con el PRI, bastan las pasadas elecciones del Estado de México como ejemplo, por no hablar de cómo “dobló” las manos frente al triunfo de Peña Nieto.
Mientras en menos de medio siglo Canadá pasó de ser una economía provinciana a un actor importante en la economía mundial, España de ser un país oprimido por la ignorancia oficial de una dictadura a la nación que dicta muchas de las políticas de los hispanohablantes del mundo, nuestro país ha dejado pasar oportunidades de crecimiento, ha perdido liderazgo, porque entre las imbecilidades de Fox, la falta de valor real de Calderón y el cinismo del PRI que a lo largo de los últimos cien años decidió optar por la corrupción y la dictadura de un partido, antes que hacer crecer la democracia, la libertad, pero más importante aún a México y a los mexicanos, México se ha convertido en referencia mundial de mediocridad, de corrupción, de narcotráfico.
Quien crea que esto ha terminado está equivocado, seguramente 2018 marcara no solo una caída en picada de la economía nacional, es posible que Peña Nieto cierre su sexenio al más puro estilo priísta con una gran devalución. Porque como cada vez que llega el PRI al poder, ya nos saquearon y lo volverán a hacer.

Armando Enríquez Vázquez
@cernicalo

Similar posts