Jueves, 21 de Septiembre de 2017, 03:37 AM
Home » Opinión » Armando Enríquez » Resaca electoral

Resaca electoral

Tras campañas llenas de todo menos política, por fin los mexicanos se manifestaron en sus diferentes localidades en las cacareadas elecciones de 2016. Aún faltan los resultados oficiales en un país que se presume democrático pero que es incapaz de tener resultados de manera rápida y eficiente. Pero todo parece indicar que el sistema de gobierno y corrupción del PRI resultó derrotado a nivel nacional. Pero el mal sabor de boca nos sigue quedando a todos los mexicanos.

En México, los ciudadanos debemos de hacer un alto, meditar acerca de nuestra democracia y exigir a esos partidos políticos que tanto presumen hacer por México y por nosotros, sus ciudadanos, mientras se llenan los bolsillos con sus corruptelas y malos manejos que se debe plantear una reforma política que apuntale la democracia y no la partidocracia que hoy nos gobierna.

Hoy que comenzamos a escuchar los discursos cliché llamando a concordia y trabajo en equipo a los vencidos, debemos recordar que en México el voto ciudadano es uno de los más caros del mundo y nuestra democracia es una de las menos participativas y exigir correcciones sobre el asunto. Los impuestos de los mexicanos no pueden mantener partidos políticos cuando existen tantas áreas para crear la infraestructura que tanto necesitamos los mexicanos en materia de educación, promoción de empleo de calidad, no de obreros y hamburgueseros de McDonald, como pretende el gobierno de Peña Nieto, de salud pública, conectividad y otras que permitan a México realmente crecer.

Si a los partidos no les queda claro la poca o nula efectividad de su política de condonaciones, de compra de voto, de repartición de materiales de construcción, pantallas HD, despensas, no resulta lo mismo con miles de mexicanos que ya les encontraron la medida a tanto operador político que existe a lo largo y ancho de la República. Incluso para muchos mexicanos es una temporada de negocios al capitalizar las dádivas de los partidos y comercializarlas de forma personal.

Estas elecciones demostraron de manera contundente que la gente está harta del PRI como cabeza de gobierno y por extensión de las políticas y reformas de Enrique Peña Nieto. De la corrupción promovida por el mexiquense y de la impunidad que se ve con tan buenos ojos desde Los Pinos. Que la efectividad de los bots del PRI que mantuvieron como Trending Topic desde las diez de la mañana hasta pasadas las siete el Hashtag #VoteporelPRI pasó inadvertida para los votantes. Que las encuestas pagadas a las diferentes empresas y medios ya no marcan nada, sólo la corrupción y el servilismo incondicional de ciertas empresas encuestadoras y medios de comunicación con el sistema priísta, como lo han hecho desde hace más de ochenta años todos aquellos que solo han sabido lamer las botas de los caciques priístas locales y federales.

El PRI hizo trampa ayudado por el photoshop, alterando fotografías de los candidatos de otros partidos, utilizando el aparato de vigilancia de los gobiernos para espiar, grabar y difundir a su competencia, con un grupo de personas que desde las seis de la tarde en las redes sociales publicaban, sin empacho en todas las redes sociales, celebrando triunfos fantasmas del PRI sobretodo en Veracruz y Tamaulipas, estados en los que el PRI ha cubierto por más de ochenta años al crimen organizado, y el ejemplo es como varios ex gobernados tamaulipecos están siendo buscados por agencias internacionales de impartición de justicia, mientras que en el caso de Veracruz existen sospechas muy claras acerca del gobernador actual y su predecesor.

Otro mensaje contundente fue dirigido en contra del PRD y el Jefe de Gobierno de la CDMX (Marca Registrada) y sus secretarios de gobierno, contra la sordera, la falta de tacto de Miguel Ángel Mancera que con esa misma sordera y arrogancia tuvo el descaro de declarar: La Ciudad de México votó por la izquierda. Claro que se debe aclarar que votó por la izquierda de López Obrador, no por la que él se ha encargado en destruir. Pero el mensaje más importante y más contundente que la ciudadanía envío a Mancera fue que su constitución no nos importa y creemos que es una falacia. Con sólo 28% de participación ciudadana y de este un 8% de voto nulo. Mancera demostró, una vez más, su nulo liderazgo y haber logrado, como lo ha hecho en muchas otras áreas, tal vez el voto más caro y más corrupto a nivel nacional. Se dé un caso donde se intentó comprar un voto por el PRD, afuera de una casilla a cambio de un café del Oxxo. Lo que me lleva a preguntarme ¿Qué tan depreciada se encuentra la izquierda mexicana?

Pero lo que es peor es que en el caso de la autoridad encargada de sancionar las elecciones la autocomplacencia es total. Tanto el Consejero Presidente del INE, Lorenzo Córdova, como ese autonombrado vocero del INE, Ciro Murayama nos deberían aclarar como a pesar de la incapacidad del Instituto para sancionar la actividad en redes sociales tras la veda electoral o el día de la elección, tampoco puede el INE sancionar duramente a los partidos que pusieron a todos sus bots a trabajar y que no es difícil discernir cuales fueron fue si durante todo el día mantuvo su Trending Topic.

Hoy debemos como ciudadanos exigir una nueva reforma electoral que contemple un menor financiamiento para los partidos políticos y sus campañas. Una mucho menor utilización de medios de comunicación. Un menor tiempo en la transición de poderes. México necesita que los corruptos salientes tengan menos tiempo para hacer operación limpieza. Necesitamos que se contemple una segunda vuelta que dé certeza que los gobernantes cuentan con apoyo de las mayorías y no del 30% de un 60% que participó en las elecciones como sucede con el actual presidente de la república que claramente gobierna para esa minoría que lo eligió. Los mexicanos debemos exigir un nuevo instituto electoral, más autónomo, donde los consejeros no sean elegidos por los partidos políticos y estos no sirvan a los intereses del poder como sucede con el actual Presidente Consejero y muchos de los consejeros que deberían renunciar de inmediato.

Lo que es claro es que el sistema electoral se va perfeccionando a pesar de autoridades que siempre han sido voraces en cuanto al poder, a pesar de diputados y senadores corruptos y serviles al poder, que reforman a modo. Lo que es claro es que buscamos un país con mayor transparencia, un país donde existan oportunidades para los ciudadanos de trabajo y de transitar por nuestro país seguros y con libertad. La partidocracia aún tiene que ser erradicada de nuestro sistema político porque la diferencia entre AMLO y Manlio Fabio Beltrones es nula y se limita a su lugar de nacimiento. Pero igual de Tabasco a Sonora son los partidos políticos y los políticos los que han frenado el crecimiento de nuestro país y el que los mexicanos vivamos con estándares de calidad y seguridad.

Hoy los ciudadanos debemos pedir que el INE sea congruente; que las sanciones económicas sean reales y los partidos que necesitan desaparecer del erario público por falta de votantes o por exceso de corrupción como el PVEM y el PT desaparezcan. No que por órdenes del Presidente de la República y el partido Oficial sobrevivan para llevar votos a favor de un PRI que se desploma por su corrupción interna y externa. Que se sancione a medios como Radio Fórmula que en sus espacios informativos del domingo por la mañana privilegió datos sobre el PRI y sus expectativas de triunfo o al diputado dueño de los Tiburones del Veracruz por sus estúpidas amenazas de llevarse al equipo de la entidad si el PRI perdía las elecciones, cosas que por supuesto no sucederá.

Pasaron las elecciones y durante seis meses estaremos exentos de la propaganda electoral y el dispendio que las leyes de nuestro país promueven en los partidos políticos, pero al iniciar 2017 las campañas para el Estado de México volverán a demostrar lo primitivo de políticos, publicistas, legisladores y gobernantes de nuestro país, así como la parte que nos corresponde por permitirlo.

Armando Enríquez Vázquez

@cernicalo.

Similar posts