Jueves, 18 de Abril de 2019, 03:17 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » A 25 años del magnicidio de Colosio.

A 25 años del magnicidio de Colosio.

     

 DESPIERTA MÉXICO

por Arturo Argente

El Sistema Político Mexicano nace en 1928 con el asesinato del sonorense Álvaro Obregón en el restaurante “La Bombilla” de México, D. F. Y se suspende durante 12 años en 1994 con el asesinato de otro sonorense Luis Donaldo Colosio Murrieta en la Colonia “Lomas Taurinas” de Tijuana, Baja California.

Hace 25 años, con el sol sobre su rostro, traje obscuro, una corbata de rombos y la convicción de que sus palabras eran las correctas, Luis Donaldo Colosio les hablaba a sus correligionarios frente al Monumento a la Revolución. Celebraban los 65 años de la fundación del PRI. Era el discurso más importante de su campaña por la Presidencia de la República.

Colosio primero vio cómo los rebeldes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y además su archienemigo Manuel Camacho, estaban acaparando casi toda la atención pública. Esto lo obliga a hacer una doble campaña y realizar un discurso histórico que para muchos fue su sentencia de muerte.

El discurso de Colosio del 6 de marzo de 1994 reconoció la labor del PRI en la construcción de las instituciones del país, pero también admitió las graves prácticas de concentración de poder, de corrupción e impunidad. Donaldo Colosio manifestó la necesidad de adoptar una reforma del poder y la necesidad de cambiar las cosas en México. Quizás la frase por la que más se le recuerda es “yo veo un México con hambre y sed de justicia”.  Se dirigió a los priistas, pero les habló a los mexicanos. El mensaje significaba el relanzamiento de su campaña presidencial.

Hay discursos que cambian la historia, eso era lo que Colosio y su equipo buscaban para el aniversario priista. Hubo muestras de sorpresa, algunos levantaron las cejas; pero entre la base de la militancia, entre los mexicanos en general, había una sensación de buen ánimo.

Diecisiete días después, el caos, las balas, Lomas Taurinas y Mario Aburto. 25 años de este magnicidio. Y si, este discurso marcó su final y el rumbo del país.

La muerte de Colosio fue un punto de quiebre, una especie de parteaguas, de hito en el sentido negativo de la palabra, en términos de la violencia e inseguridad.  El México que Colosio veía, se convirtió en la esperanza de muchos; y su muerte lo inmortalizó como el hombre reformista que hubiera podido cambiar el país.

Muchos políticos quisieran ser recordados de dicha manera, e inclusive algunos se ven afectados en automático por la imagen que existe dentro de dicha profesión. Lo único cierto es que la imagen de Colosio sigue viva en la mente de muchos mexicanos.

Dr. Arturo Argente Villarreal

Director de la Escuela de ciencias Sociales y Gobierno

Tec de Monterrey, campus Toluca.

[email protected]

Facebook. Arturo Argente Villarreal

Twitter.     @arturoargente

Similar posts