Lunes, 16 de Octubre de 2017, 04:59 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » COLOMBIA Y SU HISTORICO PROCESO DE PAZ

COLOMBIA Y SU HISTORICO PROCESO DE PAZ

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (Farc-EP) fue una guerrilla que se autoproclamaba marxista-leninista y fueron consideradas como un grupo terrorista tanto en Colombia como a nivel internacional. Las Farc operaban en Colombia y en la zona fronteriza con Venezuela. Los orígenes de las Farcse dan en el año 1964, año en que el entonces presidente Guillermo León Valencia decidió bombardear Marquetalia, lugar donde estaba asentado un grupo de liberales y comunistas. Este y otros lugares habían sido denunciados como repúblicas independientes por estas agrupaciones de origen campesino.

Las FARC iniciaron con actividades de autodefensa y guerra de guerrillas, pero en la década de los ochentas se involucraron de manera muy activa en el narcotráfico, reclutamiento de menores,  minería ilegal, asesinatos, secuestros con fines políticos, y atentados contra la población civil.

La organización tiene un nuevo líder, el Comandante en jefe Rodrigo Londoño Echeverri, alias (Timochenko o TimoleónJiménez), quien los dirigió hasta el 26 de septiembre de 2016, día de la firma del Acuerdo de La Habana que espera terminar el conflicto de esta guerrilla con el estado colombiano. Con esta firma el Gobierno Colombiano se compromete a darle garantías para que abandonen de manera definitiva la lucha insurgente y así convertirse en movimiento político, cuyo nombre aún no se encuentra definido.

Las Farc han dicho que sólo tras la refrendación y la expedición de la ley de amnistía e indulto iniciarán su tránsito hacia las zonas de concentración para su desarme y desmovilización. El pueblo en las urnas y el Congreso tienen la palabra definitiva. Pero las Farc han dicho que iniciarán con este proceso de concentración sólo tras la ratificación de los acuerdos de paz suscritos en el plebiscito que se llevará a cabo el 2 de octubre de este año y la correspondiente expedición de la ley de indulto y amnistía que debe salir publicada en el transcurso de octubre.

Durante este proceso de paz saldrán de las cárceles los miembros de las Farc y sus redes de apoyo que sean beneficiadas de este proceso de amnistía e indulto. Una vez que las tropas se encuentren concentradas, iniciará el proceso de dejación de armas, que incluye la elaboración de listas de identificación y registro de los combatientes y sus redes de apoyo.

La atención del país estará centrada en el plebiscito del domingo 2 de octubre, mecanismo acordado en la mesa de negociaciones de La Habana para la refrendación del Acuerdo Final. El plebiscito refleja un pulso político en el que el Gobierno y la oposición, encarnada fundamentalmente en el expresidente Álvaro Uribe, medirán fuerzas, teniendo como telón de fondo la lucha por el poder en 2018. La batalla por el Sí y por el No en el plebiscito ha estado teñida por retos a debates públicos, pronunciamientos de lado y lado, guerra de encuestas y, sobre todo, una feroz discusión, muchas veces plagada de insultos en las redes sociales.

Las encuestas, de Televisión Caracol y Blu Radio, reflejan una tendencia en las últimas semanas para el Sí. Con este resultado el 2 de octubre se daría el banderazo para iniciar la implementación de los acuerdos, tanto para el Gobierno como para las Farc. El Ejecutivo tiene el compromiso de llevar ante el Congreso las leyes y reformas constitucionales necesarias para el desarrollo de lo pactado, entre ellas la ley general de amnistía e indulto, que a su vez marca para la guerrilla el punto de partida hacia su desarme y desmovilización. Por otro lado, el uribismo, por su parte, insiste en que votar por el No es decirle sí a la paz, pues se podría renegociar lo acordado. Sin embargo, hay más incertidumbres que certezas, pues no ha dicho cómo eso sería posible. Y la base para oponerse a dicho acuerdo es que el acuerdo implica impunidad, abrir espacios en el escenario político electoral a las Farc y coquetear muy de cerca con ideas comunistas que guiaron a la guerrilla durante su lucha de más de 50 años contra el Gobierno Colombiano.

Para concluir, los colombianos sabrán decidir su futuro en función del entendimiento y la tranquilidad, dejando atrás 52 años de guerra. El escenario del ‘no’ sería un desastre, porque implicaría el retorno a la lógica de las balas, de la confrontación y la muerte. Colombia se encuentra  a unos días de darle una lección a toda América Latina, de cómo empezar a construir un futuro solido a través de una  lógica de paz, el diálogo y solidez de sus instituciones.

Dr. Arturo David Argente Villarreal.

Director del Departamento de Derecho

Tec de Monterrey, Campus Toluca.

argente@itesm.mx

http://facebook.com/argentevillarreal

https://twitter.com/arturoargente

Similar posts