Jueves, 20 de Septiembre de 2018, 02:57 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » El New York Times vs Donald Trump.

El New York Times vs Donald Trump.

     DESPIERTA MÉXICO

por Arturo Argente

El New York Times publicó hace unos días una carta anónima en la cual se critica el liderazgo del presidente Donald Trump y que recrudece el ambiente de desconfianza que se vive actualmente en la casa blanca.

La carta fue escrita de forma clandestina por un alto funcionario del gobierno de Trump que afirma pertenecer a un grupo de alto nivel que trabaja para contener los errores de la presente administración y que también han discutido hacer uso de la 25ª. Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, que comprende la destitución del titular del ejecutivo por no contar con las competencias necesarias para desempeñar las funciones requeridas.

Esta columna que publicó el New York Times desafía el criterio de la autoría abierta de los diarios. Es un caso singular y de complejidad global porque enfrenta a Donald Trump, el hombre más poderoso del mundo.

El funcionario que redactó este documento existe y en el New York Times saben quién es. Es una opinión que por el momento contiene una altísima densidad informativa y que descubre una peligrosa conspiración dentro de la Casa Blanca. El Presidente Trump ha pedido de forma enérgica que se de a conocer el nombre del autor de esta carta debido a que son temas de seguridad nacional. De igual forma ha solicitado a su Departamento de Justicia que investigue el caso.

Pero la pregunta es ¿Puede un diario evitar difundir semejante revelación? ¿Sería responsable dar a conocer la fuente?

Todo periodista goza de el secreto profesional que le permite mantener de manera confidencial la información que han recibido de sus fuentes.

Sin embargo, no existe una ley en los Estados Unidos que proteja el secreto profesional de los periodistas. Frente a la evidente carencia en la esfera federal, 31 estados de la unión y el Distrito de Columbia no disponen de algún tipo de legislación para salvaguardar fuentes confidenciales.

Esta laguna a nivel nacional se ha venido llenando con la jurisprudencia del Tribunal Supremo, que en el caso «Branzburg versus Haves» de 1972 estableció que los periodistas no tienen derecho a proteger sus fuentes confidenciales ante investigaciones criminales.

Aunque este precedente de hace tres décadas no ha impedido el trabajo de la prensa estadounidense, empezando por la saga de Watergate que le costó la presidencia a Richard Nixon.

Todo este incidente ocurre de frente a las elecciones de medio término, donde los Demócratas ven una esperanza y una oportunidad y los Republicanos, según se desprende del artículo, permanecen confundidos y erráticos y, algunos de ellos, enfrentados con su propio presidente.

La gran cuestión desde el punto de vista de la ética es dilucidar si el New York Times contribuyó a la inestabilidad de su gobierno o considerar que de no haber publicado esta columna hubiera traicionado al pueblo norteamericano. Lo cierto es que hay momentos en los que el bien de toda democracia demanda un acto de conciencia.

Dr. Arturo D. Argente Villarreal.

Director de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno

Tec de Monterrey, Campus Toluca.

[email protected]

http://facebook.com/argentevillarreal  

https://twitter.com/arturoargente

Similar posts