Miercoles, 11 de Diciembre de 2019, 05:10 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » EVO MORALES Y SU ADICCION AL PODER

EVO MORALES Y SU ADICCION AL PODER

 DESPIERTA MÉXICO

por Arturo Argente

El proyecto boliviano encabezado por Evo Morales representó un caso paradigmático de éxito en política social en Latinoamérica, consiguiendo buenos resultados en la reducción de la pobreza y desigualdad.  Bolivia ha mantenido en los últimos años un ritmo de crecimiento por encima del 4% a pesar del contexto de debilidad regional que ahí se vive.

Evo y su “adicción al poder” lo llevaron a violentar la Constitución para eternizarse en él. Fueron 18 días de protestas en la que se pedía la anulación de las elecciones del 20 de octubre en la que el resultó ilegalmente reelegido. La organización de estados americanos (OEA) difundió los resultados de la auditoría del proceso electoral en la que se aseguraba que no se habían seguido los procedimientos adecuados y que habían existido marcadas irregularidades durante el proceso por lo que se exigía su respectiva anulación.

Evo Morales no tuvo el tiempo de entender que ocurría, ya que se encontraba atrapado ante los fantasmas de sus propios vicios, “la ambición al poder”. Bolivia vivió un golpe de estado que no pudo ser evitado en el Congreso, como pasó en Brasil con la destitución de Dilma Rousseff. Desafortunadamente se tuvo que decidir en los cuarteles, desde donde se le sugirió al presidente Morales el fin de su gobierno. El poder de Evo Morales comenzó a caer como un dominó y los funcionarios de alto rango de su administración empezaron a renunciar a sus cargos en masa, algunos empujados por amenazas en la redes sociales y ataques a sus respectivos domicilios.

Evo Morales se vio acorralado y admitió su renuncia para evitar que continuarán con la presunta persecución y maltrato de los ministros, dirigentes sindicales que eran afines a su proyecto de nación.

Sin duda, desde el fraude electoral hasta el golpe de estado, se produjo un quiebre en el estado de derecho que ha sumido al país en el caos y la violencia. Es así como se dio una sustitución de las autoridades legítimas por vías que no estaban previstos en la Constitución.

Más allá de las pasiones que no permiten una valoración serena de la historia, se debe reconocer la contribución de Evo Morales a la construcción de un estado exitoso. Pero al final, el dirigente boliviano de ascendencia aymara, por sus limitaciones y su pérdida de sensibilidad política, no leyó a tiempo el tamaño del movimiento abanderado por la oposición que destruiría al sistema que el mismo creo.

Como la mayoría de los líderes latinoamericanos, no se supo retirar a tiempo.

Dr. Arturo Argente Villarreal.

Director de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno.

Tec de Monterrey, Campus Toluca.

[email protected]

http://facebook.com/argentevillarreal

https://twitter.com/arturoargente

 

 

 

 

 

Similar posts