Viernes, 17 de Noviembre de 2017, 09:03 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » La Complicidad Corrompida 

La Complicidad Corrompida 

DESPIERTA MÉXICO

Por Arturo Argente

México es el país más corrupto de América Latina, seguido de República Dominicana. Este reporte se basó en una encuesta realizada a más de 22 mil personas de los 20 países de la región por Transparencia Internacional.

Desafortunadamente México ha sido construido así en las últimas décadas y hemos permitido que una élite política y empresarial conformen un grupo de poder que ha amasado riquezas, influencia y control. El cohecho ha sido tan mortal que ha causado daños que sale a la luz con los socavones y con las víctimas de los sismos. Un estado corrupto y desregulado no se va ocupar de la infraestructura nacional hasta que las consecuencias de su deterioro no afecten directamente a la supervivencia del pueblo. Sólo entonces actuará, pero mostrando su absoluta incapacidad, ya que intentará resolver con una sumatoria de medidas espectaculares un problema que requiere una profunda planificación.

La corrupción existe porque las instituciones y el marco legal no han sido eficientes para privilegiar el estado de derecho. Actualmente la impunidad es tan avasalladora que demuestra que el conjunto de instituciones que está para organizar y regular a la sociedad se encuentra copado por la corrupción y se ha vuelto imposible garantizar un mínimo de bienestar y de seguridad a la población.

Por eso, las consecuencias más trágicas de la corrupción se producen cuando el corrupto es el estado. Cuando un funcionario no está bien controlado por la institución y se corrompe fácilmente, porque tiene el camino libre para obtener grandes beneficios con la tranquilidad de saberse impune. Seguimos viendo que lo más común es que no accedan a la función pública las personas más competentes para cada puesto, seleccionadas por concurso y competencias, sino militantes que estén dispuestos a cumplir las órdenes que vengan de arriba, sin importar cuáles sean. El efecto final de esta cadena es el más trágico: los ciudadanos que viven en estados con altos niveles de descontrol y corrupción ven cómo su calidad de vida empeora día a día.

Hemos sido responsables de haber condenado a nuestras futuras generaciones, al no poderles brindar las mismas oportunidades que otros países como Dinamarca, Finlandia y Suecia le han dado a su población. Es momento de hacer frente a esta complicidad corrompida.

¡Despierta México!

Dr. Arturo David Argente Villarreal.

Director del Departamento de Derecho

Tec de Monterrey, Campus Toluca.

[email protected]

http://facebook.com/argentevillarreal ​

https://twitter.com/arturoargente

Similar posts