Sabado, 23 de Septiembre de 2017, 12:46 AM
Home » Opinión » Arturo Argente » LA FUENTEOVEJUNA DE NUESTROS DIAS

LA FUENTEOVEJUNA DE NUESTROS DIAS

Fuenteovejuna es una obra teatral en tres actos escrita por Lope de Vega. Fue publicada en Madrid en el siglo XVII. Esta obra tiene un contenido social y reivindicativo que presenta la rebelión del pueblo, unido ante la tiranía y la injusticia expuestas crudamente a finales del siglo XVI. Después de ocurrido los hechos se llevan a cabo un exhaustivo interrogatorio por parte del juez del pueblo quien vuelve al palacio del rey a tratar de explicar lo ocurrido.

El monarca, al no entender lo sucedido, deja que el mismo pueblo se lo explique. El pueblo de Fuenteovejuna le dice que todo había sido ocasionado por los agravios que el Comendador les hacía y que todo lo hicieron en el nombre del rey mismo y de la reina. Don Fernando de Aragón, al oír esto, no encuentra otro remedio que absolver al pueblo de toda culpa.

Actualmente encontramos reflejados los mismos hechos que se vivieron en la obra de Fuenteovejuna en diversos puntos del país donde encontramos una población ofendida que se encuentra cerca del colapso.

El Estado de México es un claro ejemplo de esta crisis que se vive en el país. En esta entidad tan importante se muestra una clara falta de autoridad donde se ha dejado en el abandono a su gente. Municipios como Toluca, Naucalpan, Tlalnepantla, Ecatepec y Tultitlan se encuentran asediadospor el crimen organizado que agobia a la población de manera cínica e impune.

Ante este sentimiento de abandono y desesperación surgen los llamados “vengadores anónimos” que aplican la famosa ley del “ojo por ojo-diente por diente”. Estos justicieros se otorgan la facultad de eliminar a presuntos delincuentes, ante el apoyo incondicional de la población ofendida.

Estos justicieros violentan el artículo 17 de la Constitución que señala, “NINGUNA PERSONA PODRA HACERSE JUSTICIA POR SI MISMA, NI EJERCER VIOLENCIA PARA RECLAMAR SU DERECHO”. Los usos y costumbres de estos “vengadores anónimos”, por ningún motivo pueden contravenir los principios que emanan de nuestra Constitución.

Actualmente vemos como la violencia se combate con violencia y se rompe la paz social, es aquí donde encontramos una batalla constante entre barbarie contra civilización. No se puede abandonar a la población ante la constante inseguridad que se vive y privilegiar la venganza ante la constante ineficacia del gobierno para brindar seguridad. La población ha perdido la credibilidad en las instituciones y en el personal policiaco estructurando su pensamiento de tal manera en que ellos mismos, son los que tiene que defender a su entorno de los delincuentes utilizando obviamente la violencia física.

Por grave y violenta que se torne una situación, no podemos apartarnos del derecho, ni el gobierno mexiquense al combatir el delito, ni las víctimas de los delincuentes tienen el derecho de hacer a un lado al estado de derecho.

Para concluir, se debe de garantizar que nuestra constitución sea respetada por todas las instituciones públicas, entidades de gobierno y ciudadanos mexicanos. Para que un estado y la civilidad puedan existir, es necesaria que las leyes sean respetadas. Al final de cuentas, no hay otro remedio que absolver al ciudadano mexiquense de toda culpa y apoyarlo para que recupere su ambiente de paz y legalidad. El mismo sentido reivindicativo de la obra Fuenteovejuna queda plasmado en estos actos de justicia que realiza la población mexiquense.

 

¡Despierta México!

 

Dr. Arturo David Argente Villarreal.

Similar posts