Martes, 23 de Julio de 2019, 01:17 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » LOS CONTRAPESOS

LOS CONTRAPESOS

¡Despierta, México!

Por Arturo Argente

 

Las grandes naciones de Latinoamérica han enfrentado la evolución de sus respectivas democracias y han mantenido el sistema presidencial como forma de gobierno.

Debido a los niveles de pobreza, inseguridad y desigualdad social que se viven en nuestro continente, los gobiernos han buscado reformas que contribuyan a la solución de estos retos. México no ha sido la excepción, con el gobierno de Enrique Peña Nieto se quisieron adoptar reformas estructurales que atendieran los retos que enfrentamos como nación. Desafortunadamente a corto plazo no se pudieron percibir los resultados de dichas reformas, pero México sin duda fomentaba cambios radicales que llevaron a la victoria de Andrés Manuel Lopez Obrador. Es en este contexto donde nos encontramos ante la encrucijada de sobrellevar un gobierno autoritario o una administración que se quede estancada en la ineficiencia e irresponsabilidad social.

En el siglo XVIII, Montesquieu y Kant plantearon los pesos y contrapesos para moderar el “absolutismo” con el principio de la división de poderes. Hemos sido una sociedad carismática, que nos gusta guiarnos siempre por un caudillo; donde el carisma, su destreza política, su fuerza y la percepción de un poder mesiánico, son los que mandan. Así fue el caso de Lopez Obrador en las últimas elecciones.

El poder absoluto tiende a corromper o como se conoce en una jerga más coloquial, aunque no son equivalentes: “Fulano se paró en un ladrillo y se mareó hasta enloquecer”. El poder genera de inmediato la sensación de control y poder donde no se establecen límites.

La historia nos marca que en los regímenes presidenciales son comunes los deseos reeleccionistas, por lo que se necesita un buen sistema de pesos y contrapesos y un adecuado equilibrio entre los tres poderes para que se pueda limitar estas intenciones a períodos constitucionalmente aceptables.

De ahí viene la importancia de los contrapesos que limitan el poder de quien ejerce esa autoridad. Los ejemplos abundan actualmente y lo vemos en un Congreso sumiso o un poder judicial que quiere ser controlado por el ejecutivo. No se puede permitir que el poder del ejecutivo avasalle a los otros poderes, incluso a los órganos constitucionales autónomos.

Es importante entender la estructura de la división de poderes y la configuración constitucional “frenos y contrapesos”, para asegurar la gobernabilidad de este país, el control de la corrupción y evitar la fuga de capitales, ante el riesgo de volver a un presidencialismo omnipresente y todo poderoso, y peor aún a una dictadura de mesiánicos, como ocurre actualmente en Venezuela.

Es necesario atender al peso de nuestra historia y entender la importancia de los contrapesos en un sistema presidencial que, sin ellos, pudiera convertirse en un presidencialismo autoritario y poderoso que anula la independencia de un poder legislativo y judicial. No olvidemos que aquella sociedad que no conoce su historia, está condenada a cometer los mismos errores.

¡Despierta México!

Dr. Arturo Argente Villarreal.

Director de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno.

Tec de Monterrey, Campus Toluca.

[email protected]

http://facebook.com/argentevillarreal

https://twitter.com/arturoargente

 

 

Similar posts