Miercoles, 18 de Julio de 2018, 06:36 PM
Home » Opinión » Arturo Argente » Lula: El Final de Una Época

Lula: El Final de Una Época

Despierta México

Por Arturo Argente

Lula da Silva de origen humilde, fue obrero metalúrgico y sindicalista y que a mediados de la década de 1980 alcanzó la presidencia del sindicato de los obreros de la metalurgia. Fue uno de los principales organizadores de las mayores huelgas durante la dictadura militar, que pusieron en jaque al régimen y aceleraron su caída. Lula fue candidato a la presidencia de Brasil en varias ocasiones, en 1989, 1994 y 1998.  Fue hasta 2002 cuando al fin logró obtener la victoria. Durante su administración, hizo reformas que produjeron la transformación social y económica de Brasil, al punto de convertir a esta nación carioca en una potencia mundial.   Brasil dispone de grandes reservas petroleras, tiene 209 millones de habitantes, con la mayor selva del mundo, pero, por alguna razón, las cosas acaban terminando mal.

Actualmente Lula es nuevamente candidato a la Presidencia y es lider de todas las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre 2018, pero enfrenta serias acusaciones de corrupción. La semana pasada el mundo fue testigo de una detencion que se llevo a cabo en cámara lenta, un acto que se convirtió en una prolongación de dolor para Lula Da Silva. Vimos nuevamente como lo emocional le gana a lo racional. El obrero metalúrgico que saltó del sindicalismo a la presidencia del Brasil, aquel niño nacido en un pueblo chico de Pernambuco como séptimo hijo de un matrimonio obrero, traicionó la confianza de los que creyeron en él como un garante de la ética. Sigue siendo un líder popular, pero si no hubiese enfrentado ese entramado de corrupción, hoy Lula no estaría acorralado. Hoy este heroe se encuentra entre la espada y la pared ya que sigue teniendo un capital político importante, pero también tiene un rechazo como nunca tuvo.

El Supremo Tribunal Federal de Brasil (TSF), que condenó a Lula enfrentó este caso ante constantes amenazas de  al menos, tres generales, uno de ellos el actual jefe del ejército, que advirtieron públicamente que si el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva no iba preso, se verían obligados a dar un golpe militar.

Vemos que la fragilidad en la división de poderes, no es exclusiva de nuestra nación, y que cualquier ministro simplemente apegado a la ley debió haberse abstenido de ocupar un lugar en un Tribunal que ante tal amenaza había perdido toda autonomía y autoridad. Se llevó a cabo una sesión judicial completamente vulnerada por la amenaza del ejercito y totalmente viciada con el tinte de nulidad de actuaciones.  Sin duda su entrega causa un precedente jurídico que crea un impacto político en Brasil y en todo el continente.

Dr. Arturo Argente Villarreal

Dir. Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno

Tec de Monterrey, Campus Toluca.

Similar posts