Viernes, 24 de Noviembre de 2017, 07:54 PM
Home » Opinión » Ciro Di Costanzo » Dilma y Brasil: El Golpe de Estado

Dilma y Brasil: El Golpe de Estado

Perdonen que se los diga así, de golpe. Pero así lo veo.

Brasil vive la crisis más aguda de su historia moderna.

La crispación política que se ha vivido en los últimos años,entendida como el pulso del Congreso con el Ejecutivo, aunado a la severa recesión, y el escándalo de corrupción más importante en la historia de Brasil, terminaron por abrir fracturas que ha sido aprovechada por los adversarios políticos de Dilma Rousseff para tirarla.

Vamos por partes.

Brasil vive un modelo económico agotado, basado en el consumo de la gente y el acceso al crédito.

El problema es que es un modelo que provoca mucha inflación, y después de una década de crecer por momentos a dos dígitos, llegó la cuenta.

Y con ella, la desaceleración de China (Brasil es su principal proveedor de materias primas) , panorama adverso, desplome de los precios del petróleo y …colapso.

El año pasado (2015) Brasil se contrajo 3.8%. Y los analistas prevén para 2016 otra contracción de 3.45%, lo que sería histórico. Primera vez que Brasil presenta dos años seguidos de recesión, desde la gran depresión de los años 30.

En estas condiciones, Brasil fue a un Mundial en Río , en 2014. La gente enfureció, aunque cuando se comprometió la fecha, no había recesión, claro.

Esto fue aprovechado por los adversarios políticos de Rousseff : la gente enfurecida y las cámaras de televisión del mundo.

Por esas momentos, cobraba intensidad una operación policiaca-judicial contra lavado de dinero denominada Lava Jato, contra un esquema mayúsculo de lavado de dinero y corrupción, en cuyo epicentro se sitúa la gigante petrolera Petrobras.

El escándalo salpicó al mentor, al líder moral del Partido de los Trabajadores, Luiz Inácio Lula da Silva.

Su ascendencia y cercanía con Dilma, fue un golpe, sin duda.
Sobre todo, por la manera espectacular que lo hicieron declarar. No con un citatorio, sino con un ejército de policías.
Esto dio todos los instrumentos para que sus adversarios tomarán ventaja, incluso en el mismo Palacio de Planalto.
Su Vicepresidente, Michel Temer, líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, apoyaron a Rousseff a formar gobierno, ante la imposibilidad de ganar en las urnas y obtuvieron a cambio la Vicepresidencia.
Y ya que vieron el contexto que les platico, siendo el Vicepresidente, vieron la oportunidad de llegar al poder, muy al estilo de Frank Underwood en House Of Cards.

El pasado 29 de marzo, su partido le retiró el apoyo a la Presidenta Rousseff, saliéndose de la coalición de gobierno y dejándola vulnerable en el Congreso.

Tomaron un pretexto, como lo fue la deuda del gobierno con los bancos PÚBLICOS en 2014, mismo año complejo de la Copa Mundial y lo que en años anteriores y en otros países se hubiese solucionado con un ajuste en las cuentas, a ella se lo fincaron como si fuese una conducta personal indebida.

Dilma reaccionó tarde. Antes de lo previsto, ya le habían enderezado un juicio de procedencia, y lo votaron de manera exprés, de la mano de la oposición brasileña, para que el mismo Temer subiese al poder.

El tema es que Dilma no había cometido delito alguno. Tampoco estaba señalada en el escándalo de corrupción, como Temer si estaba, así como les líderes del Congreso que operaron su impeachment.

Simplemente, no contó con los legisladores necesarios para defenderse, pero no había méritos.

Hoy, gobierna un pueblo que nadie votó, tras sacar a otro que fue votado por 54 millones de votos, sin causas reales.

Eso se le llama Golpe de Estado. Legislativo, si. Pero golpe de estado.

Similar posts