Domingo, 24 de Septiembre de 2017, 01:44 AM
Home » Opinión » Ciro Di Costanzo » O TODOS COLUDOS, O TODOS RABONES

O TODOS COLUDOS, O TODOS RABONES

Cuando sucedió aquel fatídico atentado el pasado 7 de enero del 2015 en contra de la revista francesa Charlie Hebdo en París, murieron 12 personas y fue un escándalo de proporciones mundiales.

 

Todos enviamos mensajes de solidaridad a través de las redes,de #JeSuisCharlie o de #NousSommesParis, de condena a la violencia y al terrorismo, pusimos los colores de la bandera francesa en nuestros perfiles y se convirtió en un símbolo contra el terrorismo

 

Igual ha sucedido sucesivamente, en los atentados en Francia, Bélgica y EEUU de los últimos años.

 

Se nos llena la boca de paz y de condena contra el terrorismo.

 

Sin embargo, recientemente hubo 70 muertos en un atentado en un hospital en territorio pakistaní y …¡Nadie dijo nada!

 

Nadie pusimos los colores de la bandera de Pakistán en nuestro perfil, ni enviamos nuestros mensajes de solidaridad, ni siquiera vi condena alguna contra el terrorismo.

 

En Irak, estos atentados ocurren al menos una vez cada quince días, o una vez al mes en los barrios chiítas de Bagdad, la capital, y nadie parece inmutarse.

 

¿Qué pasa? ¿Qué acaso son ciudadanos de segunda o que?

 

Aventuro algunos factores que tristemente contribuyen a una especia de indiferencia mundial en los atentados que ocurren en estos países.

 

El primero es un factor de carácter religioso. Como no sucede en países de tradición judeocristiana , entonces lo tomamos como algo “normal” que en países islámicos, ocurran atentados de corte islámico.

 

El segundo es la ignorancia, que se piensa que el terrorismo es inherente a una religión, cuando esto es absolutamente falso. En la religión musulmana, el Corán no ordena a nadie matar a nadie, ni mucho menos. De hecho, el Corán, libro sagrado del Islam, prohíbe quitarle la vida a un ser humano.

 

Es cierto que, algunos grupos de ridículas minorías dentro de la práctica del Islam, tienen una interpretación radical y acaban haciendo política a través de medios violentos como el terrorismo.

 

Pero que nadie se confunda. Es política, no es religión. Esto, por ejemplo, no lo ha entendido personajes como el candidato del partido republicano a la Presidencia de los Estados Unidos. Muchos piensan como él, y viven en la ignorancia.

 

Otro factor es el impacto mediático de lo que ocurre en aquellos países. En estos tiempos, lo que no está en los medios, parecería que simplemente no existe.

 

Como en esos países no anidan muchos medios, y nuestros ojos se limitan a un número reducido de corresponsales, no tiene el impacto global, la resonancia, que si ocurre en un país altamente mediatizado como EEUU, o cualquier país europeo.

 

Indistintamente de los factores que puedan explicar esta actitud generalizada en países occidentales, lo cierto es que el terrorismo es una lacerante realidad para las comunidades de países musulmanes (árabes y no árabes).

 

Incluso en nuestro propio país, México, se ejerce un tipo de violencia que tiene resonancia en el mundo, pero que no provoca la condena unánime como en otros países.

 

Por tanto, debe empezar por nosotros. Si vamos a condenar el terrorismo y la violencia y nos vamos a solidarizar con los víctimas, tendrá que ser aquí, en China, en Europa, en países musulmanes y en cualquier rincón del planeta, con la misma fuerza.

 

O todos coludos. O todos rabones.

 

Similar posts