Martes, 16 de Octubre de 2018, 01:40 AM
Home » Opinión » Erika Araujo » Corrupción internacional

Corrupción internacional

México es un país en donde hablar de corrupción  es un tema que se da desde las más altas esferas del poder hasta las mas sencillas, pero ahora han salido a la luz dos casos muy emblemáticos de lo que es la corrupción a nivel internacional.

El primero fue el destapado en el interior de la FIFA, en donde los mas altos directivos de la Federación Internacional de Fútbol mas prestigiada del mundo se ha visto involucrada en actos de sobornos y corrupción entre sus miembros hasta el punto de que el presidente de la Federación Joseph Blatter ha sido suspendido de su cargo, debido a los manejos que se dieron durante su gestión en los que se ha dado a conocer desvíos de recursos y sobornos para implementar partidos en distintas sedes del mundo.

El otro caso de presunta corrupción internacional que se ha dado a conocer en las últimas fechas, se refiere al que se ha ubicado al interior de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Una de las mas prestigiadas del mundo, que destapa otro caso de corrupción entre sus miembros.

En donde el ex presidente de la 68 Asamblea General de la ONU John Ashe, es acusado de haber recibido sobornos hasta por un millón de dólares para impulsar negocios de origen chino y gestionar apoyos económicos a empresarios para promover negocios en el país asiático.

Estos dos escenarios nos ponen como sociedad a reflexionar sobre la ética dentro de las organizaciones internacionales y sobre los mecanismos que se deben de implementar para evitar que este tipo de prácticas afecten la imagen de instituciones tan sólidas y con tanto prestigio y credibilidad en el mundo como las mencionadas.

La opinión pública se cuestiona ¿qué esta fallando en las organizaciones hoy en día qué sus miembros son capaces de corromperse con facilidad? ¿Qué medidas precautorias se deben de implementar para que este tipo de fenómenos no se reproduzcan mas en el mundo? ¿Qué deben hacer las organizaciones para seleccionar a su personal adecuadamente? ¿Cómo mantener la ética en las instituciones? Estas son sólo algunas de la preguntas que surgen frente a los hechos.

Actos como estos comprueban que la corrupción no tiene nacionalidad.

Similar posts