Viernes, 24 de Noviembre de 2017, 07:45 PM
Home » Opinión » Erika Araujo » El deporte en México lesionado por sus dirigentes

El deporte en México lesionado por sus dirigentes

 

En medio de las fuertes críticas por el bajo desempeño que han logrado los atletas mexicanos en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el que fuera funcionario público por varios años y estuviera al frente como Comisionado para La Paz en Michoacán, Alfredo Castillo, quien dirige la CONADE, ha dado declaraciones que sorprenden a más de uno; entre las que asegura que “la responsabilidad de los recursos esta únicamente en manos de los federativos, quienes son los encargados de seleccionar a los atletas que irán a las justas olímpicas, de entrenarlos y brindarles el apoyo necesario para poder asistir, por lo que la Comisión, “funciona exclusivamente como una agencia de viajes”, según Castillo.

El problema del deporte en México es multifactorial, el desempeño de nuestros atletas es clara muestra que el deporte nacional está lesionad, principalmente porque no se le ha dado la importancia que se requiere para que los atletas mexicanos se ubiquen entre los mejores del mundo.

Según Castillo las medallas “no son tan importantes, ya que no reflejan el desempeño de los atletas.”

Lastimosamente, a los atletas mexicanos no sólo no se les brinda el apoyo económico suficiente para poder brillar a nivel internacional, sino que además no se les brindan los entrenamientos físicos y mentales suficientes para poder destacar entre los mejores del mundo.

¿Cómo es que en otros países logran conseguir medallas y posicionarse en los primeros lugares de distintas especialidades? Claramente, es el reflejo del compromiso que tienen los gobiernos de distintas naciones lo que hace que los deportistas logren destacar en los primeros sitios. Situación que en México simplemente no sucede.

El propio Director de la Comisión de Cultura Física y Deporte el señor Castillo, quien ha sido conocido por sus puestos políticos, parece no estar comprometido ni con el deporte nacional, ni con sus atletas que son la materia prima.

Si queremos que nuestros atletas sean un ejemplo de calidad deportiva es indispensable que sus propios directivos sean conocedores y apasionados de la materia, para que logren inculcar en las nuevas generaciones el amor y el compromiso que se requiere para triunfar.

Similar posts