Domingo, 20 de Agosto de 2017, 06:51 AM
Home » Opinión » Fernando Oscar García » TLCAN: ¿De qué tamaño es el reto para México?

TLCAN: ¿De qué tamaño es el reto para México?

 

TLCAN

“Esta negociación (del TLCAN) tiene que llevar a México a tomar ventaja de la economía del siglo XXI”

Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía

Uno de los atractivos que tuvo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para que se llevara a cabo hace dos décadas fue que para las empresas norteamericanas y canadienses establecidas en México, los bajos salarios mexicanos significaban ventajas competitivas. Fue el mismo fenómeno que determinó que las empresas de todo el mundo localizaran su producción en China.

Ahora, ante la decisión del gobierno norteamericano de iniciar la negociación del TLCAN, este ha planteado varias cuestiones importantes, sobresaliendo entre otras, la necesidad de elevar los salarios en México como condición para que los productos mexicanos entren al mercado norteamericano sin aranceles.

La otra cuestión importante planteada a petición del gobierno norteamericano es la corrupción. De nuevo es pertinente reconocer la influencia externa que presiona para que la corrupción interna pueda abatirse con el apoyo internacional, en especial en los acuerdos comerciales.

A pesar de la opinión pesimista para México recabada por Consulta Mitofsky (CM) sobre quienes han sido y serán los más beneficiados del TLCAN, el grueso de la población mexicana admite que es necesario renegociarlo (44.7%), al tiempo que considera que el acuerdo constituye algo bueno para la economía mexicana (45.5%)

Del lado mexicano, analistas han visto con confianza al equipo negociador, que a 23 años de la firma del TLCAN ha acumulado una experiencia considerable con la firma de Tratados de Libre Comercio con 45 países diferentes y numerosos Acuerdos de Complementación Económica y para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones.

Hasta la fecha se ha delineado la posibilidad de que ocurran siete rondas negociadoras, con el propósito de concluir con un producto terminado a más tardar a principios de 2018, para dar paso al proceso de validación de cada socio y evitar la interferencia con los procesos electorales presidencial, de México, y legislativo, de Estados Unidos.

La primera ronda de negociaciones se realizará en Washington, del 16 al 20 de agosto, cuando los equipos negociadores de los socios del TLCAN se vean las caras por primera vez en la mesa de acuerdos, en donde Estados Unidos ha sido el único hasta el momento en definir objetivos específicos para la renegociación.

Para las negociaciones cada país tiene su estrategia como cree más conveniente, en el caso norteamericano no tenían opción porque ellos estaban obligados 30 días antes a mandarle al Congreso los objetivos de la negociación, por lo que Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca, entregó el lunes 17 de julio al Capitolio, el Sumario de 22 objetivos del TLCAN que Trump desea renegociar, los cuales resultaron ser más pragmáticos que proteccionistas.

El documento señala que, desde que el TLCAN fue implementado en 1994, la balanza comercial bilateral de bienes de Estados Unidos con México pasó de 1,300 millones de dólares (mdd) a un déficit de 64,000 mdd en 2016.

Precisamente entre estos objetivos destaca la reducción de su déficit comercial y la eliminación del Capítulo 19 del actual TLCAN.

¿Para qué sirve este apartado del Capítulo 19?

Cuando un país socio considera que un productor está violando las reglas de comercio al recibir subsidios de gobierno, puede poner impuestos adicionales llamados Antidumping o compensatorios sobre dichos productos. Este capítulo permite a los tres países solicitar un panel compuesto por especialistas de las naciones involucradas y resolver la controversia. Desde que se inició el TLCAN existieron 126 controversias: 67% fueron reportes iniciados por Estados Unidos, Canadá inició 20% y México solo activo este capítulo en 13% de las ocasiones, incluyendo el mencionado caso de la fructosa mexicana. Tema como este son los que debatirán en la primera mesa de trabajo pactada a mediados de agosto.

De acuerdo con la agencia calificadora Moody’s Analytics, México deberá ceder en algunos aspectos más que Canadá a la hora de renegociar el TLCAN. Para Alfredo Coutiño, director de Latinoamérica de la agencia, mejorar las normas de origen parece ser el principal mecanismo para aumentar el comercio total. “permitir más contenido de Estados Unidos en las explotaciones de México puede ser el mecanismo para ayudar a reducir el déficit estadounidense”.

Como una historia de éxito luego de la firma del TLCAN, la industria tequilera ha vivido una historia de bonanza en materia de exportación. En 1995, a un año de la entrada en vigor del acuerdo comercial, México exportaba 64.5 millones de litros, para el 2016 la cifra ha triplicado a 196.8 millones. Estados Unidos es el principal mercado del tequila con 81.8% del total.

José Calzada Rovirosa, Secretario de Agricultura de México y Sonny Perdue, Secretario del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), dialogaron este 28 de julio en Mérida, sobre las acciones de fortalecimiento de un comercio bilateral en un contexto de intercambio justo, abierto y con reglas claras y Sonny Perdue anunció ante que el gobierno de su país trabaja en la creación de un Programa de jornaleros agrícolas temporales, que incluye que los trabajadores entren y salgan libremente de la Unión Americana para visitar a sus familias.

El Mexicam Farm Labor Program, que operó de 1942 a 1964, generó el cruce legal y temporal de 4.5 millones de trabajadores de México a EU.

El Programa Bracero se gestó en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y permitió el trabajo temporal, pero regular, de mexicanos en granjas de Texas y California principalmente.

Una estrategia similar existe actualmente con Canadá desde 1974, gracias a la firma de un Memorándum de Entendimiento, que tan solo este año considera la meta de enviar más de 24,000 jornaleros mexicanos a trabajar en campos de cultivos, por períodos de entre dos y ocho meses, en condiciones seguras y legales.

México y Estados Unidos experimentan un trastocamiento enorme en sus equilibrios políticos internos, donde todo se volvió impredecible. La incertidumbre de corto plazo puede ser una pésima consejera para sentar una nueva etapa a un acuerdo que debe tener la mirada en las décadas por venir.

“TLCAM, un paciente al que llevaremos al quirófano sin un diagnóstico de sus males…. con el riesgo de que acabemos descuartizándolo”

Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía.

Similar posts