Miercoles, 13 de Diciembre de 2017, 05:02 AM
Home » Opinión » American Dreams

American Dreams

“El diablo no es el príncipe de la materia, el diablo es la arrogancia del espíritu, la fe sin sonrisa, la verdad jamás tocada por la duda.” Umberto Eco.

La frase dice: “Make America Great Again”, cuatro palabras que representan al más reciente cisne negro, recordando lo propuesto  por Nassim Nicholas Taleb.

Inicialmente la posibilidad parecía lejana, y hasta inverosímil, sin embargo poco a poco los ciudadanos de los Estados Unidos de América fueron alimentando lo que hoy en día se ha confirmado, Donald Trump es el candidato a la Presidencia de su país por parte del Partido Republicano.

Y como dijera aquella memorable frase: “los países que olvidan su historia están condenados a repetirla”, pero también debemos entender que no debe ser precisamente el mismo país; parece confirmarse que cuando los ciudadanos dejan de creer en sus políticos, en las promesas de los mismos, y no ven una solución que consideren adecuada en el futuro próximo, optan por medidas temerarias, por alternativas que generan alta expectativa en todos los sentidos, pero al mismo tiempo en grandes riesgos.

Estas líneas no alcanzarían para citar los muchos casos que existen cuando hay gran decepción en los ciudadanos, llega alguien que parece ofrecer algo nuevo y diferente, las personas creen en él, lo llevan al poder, los primeros resultados son satisfactorios, sin embargo en un corto plazo las decisiones tomadas por los líderes elegidos se convierten en controversiales, en cuestionables, pero al mismo tiempo en una verdad que genera polémica, pues los cambios han llegado, se obtuvieron, aunque en la mayoría de las ocasiones  la forma de hacerlo sea incluso pasando por encima de más personas que las que inicialmente se sentían defraudadas o necesitadas de un cambio innovador y de amplia expectativa de mejora.

Tan sólo en pensar en una persona que no se detiene a meditar lo que sus palabras pueden generar   causa preocupación, e incluso incomodidad, pero estar consciente que alguien así puede llegar a gobernar el país más poderoso del mundo en varias áreas es como vivir una realidad bizarra.

Está claro que los ciudadanos de Estados Unidos están cansados de muchas situaciones que viven día a día, y pensar en que un importante número de ciudadanos consideran una posibilidad viable el que una persona que se ha mostrado xenofóbica y arrogante puede ser su presidente es en verdad para reflexionar, y por supuesto para tratar de analizar y entender.

Diversas historias se han contado sobre líderes prepotentes, carismáticos, con serios problemas de personalidad, pero parece que lo narrado y acontecido no es suficiente como para evitar que una vez más una persona con características personales cuestionables llegue a gobernar un país tan poderoso como Estados Unidos.

Discúlpeme usted, pero me sentí inmerso de alguna manera en esa serie americana denominada “House of Cards”, sólo me han faltado las deliciosas costillas  preparadas para Frank Underwood, ¿será que la mayoría de los políticos son así? En verdad creo que no, pues a pesar de todo considero que si hay personas que toman su trabajo público de manera responsable, buscando una economía sin dolor.

Similar posts