Miercoles, 22 de Noviembre de 2017, 01:11 AM
Home » Opinión » Casi llegan las visitas

Casi llegan las visitas

Obama-Cuba

“Hay tantos mitos sobre los Rolling Stones… lo peligroso es empezar a creérselos. Es el camino a la locura.”

Mick Jagger

Después de una historia de grandes desencuentros, los presidentes de Cuba y Estados Unidos se volverán a ver, pero en esta ocasión en La Habana.

Visitar Cuba es toda una experiencia, y pareciera que una actividad obligada desde hace años para deportistas famosos, modelos, artistas, empresarios, cineastas, y ahora políticos, lista a la que habría que agregar a la máxima figura del Estado Vaticano; recorrer el Hotel Nacional situado en la zona del Vedado en La Habana, es un recordatorio de una historia huéspedes distinguidos, y llegar a su salón de la fama es darse cuenta que los protagonistas de las historias mundiales, simplemente han estado ahí.

A casi dos años de la visita de Vladimir Putín a la isla (Julio 2014), quien también recorrió los pasillos del Hotel Nacional, y que incluso tuvo grandes acuerdos con respecto a la deuda que tenía Cuba con Rusia, ahora quien visita el país es nada menos que el Presidente de los Estados Unidos de América, país que estableció y promovió medidas que son consideradas por los habitantes caribeños como una gran falta a los derechos humanos, tema por el cual precisamente se han generado medidas condenatorias e incluso crueles como el bloqueo económico, que ningún cubano residente de la isla olvida, pues hace algunos años la aplicación del mismo fue tan estricta que sobrevivir bajo esas condiciones se considera otra victoria de la revolución.

Cuba ha cambiado mucho en los últimos años, su inversión en el tema turístico es evidente, y el origen de los recursos económicos parece haber preocupado tanto a los Estados Unidos que incluso han decidido (casi por intervención divina) disminuir la intensidad de su bloqueo, permitir la realización de operaciones económicas con Cuba, facilitar los ciudadanos americanos las visitas turísticas a la isla, e incluso cambiar su oficina de interés, denominándola recientemente como embajada.

El Presidente Obama estará en Cuba los días 21 y 22 de marzo, y sin duda la agenda deberá ser más que interesante, pero como algunas veces sucede, el tema que más interesará saber no quedará del todo claro, que sería la eliminación del bloqueo y la desocupación de Guantánamo.

Y ante las fechas ya cercanas de la visita, los mensajes cubanos al país de norte parecen subir de tono, pues incluso en el marco del aniversario del fallecimiento del Comandante Chávez de Venezuela, las palabras por parte de los políticos cubanos siguen siendo críticas y duras contra quien representa un imperialismo casi perverso.

¿A que va Obama? Pareciera fácil decir que para ayudar a Cuba, pero puede ser más complejo que eso, pues quizá va a recuperar lo más que pueda de lo que ya perdió ante la presencia en la isla de diversos inversionistas de diferentes sectores, pues si lo ve a detalle, sería muy incómodo tener un vecino a no más de 100 kilómetros dónde todos sus invitados pudieran estar conspirando contra usted. Por lo que Obama busca una economía sin dolor, pero no para Castro, sino para él.

Y por si las cosas no resultaran del todo bien para cualquiera de las partes, el postre de la visita se servirá en la misma semana, una “tocada” (presentación) gratuita nada más que con los míticos Rolling Stones, algo que borrará la atención de cualquier mal recuerdo.

Similar posts