Lunes, 16 de Octubre de 2017, 04:51 PM
Home » Opinión » Finanzas turcas… ¿El inicio?

Finanzas turcas… ¿El inicio?

“La fe es una quiebra intelectual” Dan Barker.

Como en el más terrorífico cuento de negocios, al gigante financiero BBVA le están imponiendo  las condiciones de operación, aceptarlas puede generar consecuencias inesperadas.

La política de expansión del banco español los ha llevado a invertir en diversos mercados, entre ellos el turco, sin embargo el pasado intento de golpe de estado originó una desestabilización importante en los mercados, lo que en términos financieros se traduce en pérdidas financieras.

La calma llegó al país, y el gobierno pudo mantener su estructura, sin embargo ahora el Presidente pretende generar una aceptación entre la ciudadanía más allá de las propias acciones propias de la autoridad, o por lo menos de las que se considerarían normales; ahora ha solicitado a los integrantes del sector bancario la disminución de sus tasas de interés en los créditos hipotecarios para que los mismos ofrezcan tasas de un dígito.

La anterior medida puede resultar sumamente popular para los usuarios del crédito, pues al final de las cuentas el tener una menor tasa representa un mayor acceso al crédito, o simplemente una posibilidad de obtener un crédito y poder realizar el pago, sin embargo las condiciones del mercado no son suficientes para sostener una tasa de esa magnitud, pues el costo del dinero que el banco presta, es decir el fondeo, es más caro que la tasa que el Presidente Turco impuso al sistema financiero para aplicar en el cobro del servicio financiero.

Las consecuencias pueden ser varias, pero entre las más importantes están por ejemplo: el hecho de que el mercado hipotecario este trabajando bajo un esquema no real, subsidiado, corriendo el costo a cargo de las instituciones financieras, lo que podría originar un colapso de diversas instituciones en el país, y con ello una quiebra del sistema financiero turco; también podría generarse una cantidad importante de pérdidas en el sistema, en consecuencia una descapitalización, y con ello una nueva conformación de los propietarios de las instituciones bancarias, en el caso del BBVA, el resultado de su filial turca puede causar una seria afectación en el resultado global de la institución; y una consecuencia más dramática es que se cuestionen las decisiones del presidente del consejo del BBVA, en el sentido de no haberse retirado a tiempo del mercado, si la decisión de ampliar la inversión y sostenerse en el país le cuesta demasiado al banco global, puede causar hasta la perdida de su puesto, sin embargo existe la posibilidad de que las condiciones cambien, y en consecuencia el banco se posicione mejor en el país, sin embargo esto último es muy poco probable en el corto plazo.

La situación está clara, por el simple hecho de que una decisión presidencial baje los tipos de interés no generará una economía sin dolor real, el precio a pagar por esta decisión puede ser muy alto. Turquía está tratando de construir una estabilidad financiera por decreto, y eso en reiteradas ocasiones se ha comprobado que no funciona, por lo que sólo será cuestión de esperar un poco de tiempo para ver el resultado de la medida presidencial.

Similar posts