Viernes, 24 de Noviembre de 2017, 09:08 AM
Home » Opinión » La De – presión China

La De – presión China

Foto: Especial

Foto: Especial

“Cuándo China despierte, el mundo temblará.” Napoleón Bonaparte.

Con una población alrededor de 1,365 millones de habitantes, un crecimiento del 7.3% del PIB en el último año, con un ingreso per cápita de 7,590 dólares y con más de 9.3 millones de kilómetros cuadrados, China es hoy en día uno de los temas obligados y referenciales para pronosticar lo que en materia económica pudiera suceder en el mundo.

La situación al día de hoy es la duda sobre si el país asiático será el causante de una nueva crisis económica, al más puro estilo del financiero Nassim Nicholas Taleb, al tratar de analizar un impacto sobre lo que consideramos muy improbable que suceda, pero que sin embargo algunas ocasiones se llega a presentar.

Los datos que muestra no son malos, sin embargo con relación a una comparación interna de los últimos años, el gigante ha disminuido el paso en su carrera, y con ello la fuerza mostrada en el pasado no es la que hoy se puede apreciar, pues al ser menor esa fuerza se podría interpretar como un proceso normal que busca la estabilidad constante, sin embargo hay temores de que no es estabilidad, sino debilidad. ¿Cuál es el parámetro de comparación? En definitiva sus últimos años.

Para el año 2016 se espera que China no llegue al 7% de crecimiento sobre su Producto Interno Bruto,  ¿es malo ese dato? Para ellos sí, para cualquier otro país no estaría nada mal.

Se considera que uno de los problemas de China es la fuente de financiamiento de su empresa e industria, la cual si bien es apoyada por la banca tradicional, también ha encontrado una excelente fuente de financiamiento en la denominada “shadow banking” la banca en la sombra, a la que también se le conoce como banca alternativa.

Esta es la banca que no es ilegal, pero esta fuera del control de las autoridades reguladoras, lo que origina preocupación por lo que se podría considerar una falta de supervisión, pero al mismo tiempo se considera un factor que ayuda en el caso de existir algún problema en la economía, pues al depender en un alto porcentaje de esta banca en la sombra, el efecto sistémico de un problema económico se considera mucho menor.

Así que en las últimas semanas la volatilidad en los mercados financieros del mundo pudiera deberse a la falta de claridad en el camino económico del gigante asiático, sin embargo sus indicadores financieros no son tan malos como pudiera parecer, pero lo único que si es claro es que no ha dejado de crecer, sólo que más despacio, por lo que su fuerza no es la misma, y los países que fincaron su expectativa de crecimiento en una codependencia en la economía china hoy enfrentan algunos problemas importantes.

China tiene muchos asuntos por resolver, y uno de los que se consideran importantes es solucionar su exceso de capacidad instalada, quizá necesita plantearse un nuevo punto de equilibrio económico, respetando su política y sus objetivos de mediano y largo plazo, y por supuesto buscando una economía sin dolor.

 

Andrea Pérez

Amante del periodismo escrito y radiofónico. Egresada de la EPCSG y siempre en busca de una experiencia nueva. Twitter @andrea19perez

Similar posts