Viernes, 22 de Septiembre de 2017, 07:10 PM
Home » Opinión » La Gloria y el Infierno Carioca

La Gloria y el Infierno Carioca

Foto: Especial

Foto: Especial

“Sería en verdad una actitud ingenua esperar que las clases dominantes desarrollasen una forma de educación que permitiese a las clases dominadas percibir las injusticias sociales en forma crítica.”

Paulo Freire.

Con 8’515,770 kilómetros cuadrados de territorio, una población de 206.1 millones de habitantes que tiene una esperanza de vida de 74 años, un ingreso per cápita de 11,530 dólares anuales, y un crecimiento del PIB en 2015 apenas perceptible y nada comparable con el 7.5% que tuvo el presidente Lula cuando concluyó su periodo, Brasil es un gigante en América, pero ha venido en descenso con respecto al desarrollo mostrado hace algunos años.

Después de los logros obtenidos por Luiz Inácio Lula da Silva, las esperanzas sobre Brasil eran muchas, pues los avances sobre la pobreza fueron muy importantes en el periodo previo a la actual presidente del país, sin embargo el entorno se ha complicado, y con ello todo lo relacionado a la economía carioca, la cual parece pasar por un pésimo momento en la actualidad.

Hoy en día Brasil cierra el año 2015 con una tasa de desempleo alrededor del 6.8% con respecto a la población que se considera económicamente activa, con un déficit en su balanza comercial de 58,900 millones de dólares,  con reservas internacionales de alrededor de 370,000 millones de dólares, las cuales piensa utilizar en una parte para reactivar su economía, habiendo anunciado recientemente una inyección de 20,000 millones de dólares con la finalidad de reactivar su mercado interno con créditos mediante la banca estatal y el sistema de pensiones, adicionalmente de combatir el desempleo y buscar la estabilidad de su moneda frente al dólar.

El cambio sustancial en las condiciones del mercado mundial parece estar imponiendo nuevas reglas en todo lo que se refiere a quienes son los nuevos protagonistas de la economía, y Brasil parece estar fuera del pronóstico que hace algún tiempo se hizo de él, los cambios en los precios de las materias primas están impactando más allá de lo pensable en los países emergentes, y es hoy cuando se comienza a comprobar que las políticas económicas y sociales aplicadas no han sido lo suficientemente efectivas en contribuir a construir un país más sólido económicamente.

Los retos de Brasil son muchos, pero entre ellos está buscar un crecimiento real y constante, lograr generar los acuerdos políticos necesarios para construir avances significativos en temas de actual controversia, y necesita replantear su posición con respecto a los denominados BRICS, que hoy en día se considera que es un término que está perdiendo su fuerza y significado, pues cuando fue creado aproximadamente en el año 2001, se esperaba que estos países lideraran  el comportamiento de la economía mundial en algunos años, y hoy en día estos países están perdiendo su fuerza e impulso de manera preocupante.

Parece que los mercados que basaban su fortaleza en las materias primas seguirán pasando malos momentos en fechas próximas, sin embargo hay otros países emergentes que están surgiendo en medio de toda esta confusión. ¿Ha escuchado hablar de los Ticks? Parecen ser una nueva forma de construir una economía sin dolor.

 

Similar posts