Viernes, 16 de Noviembre de 2018, 03:15 AM
Home » Opinión » Victor Muro » La Pequeña Venecia

La Pequeña Venecia

Economía Sin Dolor

Por: Victor Luis Muro Salinas.

“Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados.”

Mark Twain.

La historia cuenta relatos fascinantes, encuentros, descubrimientos, confusiones, grandes eventos, así fue como después de un descubrimiento, un país latinoamericano es llamado Pequeña Venecia, que en otras palabras no es más que Venezuela.

Venezuela fue un gran descubrimiento para Colón, y ha pasado por muchos acontecimientos, como todos los países del mundo; en la época actual Venezuela ha vivido  cambios importantes, y vale la pena analizarlos, pues la búsqueda constante de una economía sin dolor no siempre se logra, a pesar de los discursos, las promesas y las buenas intenciones (si las hubiera).

Venezuela, como varios países latinoamericanos, tuvo una década muy compleja en los noventas del siglo pasado, un desgaste importante de sus partidos políticos y sus integrantes, una pérdida de confianza por parte de la ciudadanía en todos los temas relacionados con el gobierno, pues los malos resultados económicos obtenidos por los presidentes generaron un descontento generalizado, lo cual se incrementó con la corrupción y la falta de interés genuino por parte de los políticos hacia sus ciudadanos.

Después de intentos del General Hugo Chávez para llegar al poder, finalmente recibe el apoyo de los venezolanos en las votaciones y comienza a gobernar Venezuela en 1999, buscando la renovación y modernización del Estado, su triunfo en las elecciones fue tan grande que la Asamblea Nacional Constituyente quedó a su favor, y con ello inmediatamente aprobó una nueva Constitución, incluso cambió el nombre del país, por el de República Bolivariana de Venezuela.

Las medidas aplicadas en el gobierno de Chávez causan serios enfrentamientos con diversos sectores de la población, principalmente empresarios, y comienzan las manifestaciones y otros actos de reclamo y rechazo ante lo que sucedía en el país; la justificación de Chávez siempre fue la gente, los que necesitaban oportunidades, los que menos tenían, los que requerían un gobierno  que los protegiera.

Desde 1999 hasta 2013 Chávez gobernó la República Bolivariana de Venezuela, prácticamente 14 años, pues realizó todas las modificaciones posibles y necesarias para continuar en el poder hasta que la vida le permitiera, y fue precisamente la falta de salud lo que lo obligó a dejar el poder, ahí sí, nada pudo hacer.

Pero quería que su proyecto continuara, que hubiera continuidad en sus ideales de un nuevo sistema político en américa, exitoso y envidiable, por lo que heredó todo a Nicolás Maduro, quién hasta la fecha sigue en el poder, prácticamente 5 años, y quiera gobernar por más tiempo, quizá hasta que la vida le permita, incluso ya algunos le llaman dictador, pero próximamente realizará elecciones, para que todo sea transparente, y se evidencia la voluntad del pueblo.

Un pueblo empobrecido, burlado en sus ideales, engañado por una y más trampas del mismo sistema de gobierno, quien lo ha llevado a una pobreza inmensa y a una inflación que nadie tiene, ¿y los ideales? ¿Dónde quedó la renovación? ¿Acaso siquiera se alcanzó la modernización?

Hoy en día se habla que en las próximas elecciones no participarán más de un 30% de los votantes, que los jóvenes no están registrados y no pueden votar, que muchos ni siquiera confían en un resultado positivo, no tienen esperanza en nadie. ¿Eso es lo que merecían los venezolanos? ¿Esa era la verdadera oferta de Hugo Chávez?

Qué triste es que lo honestidad y el patriotismo es una cualidad que al parecer ya muy pocos tienen. Pues de contar con ellas, seguro estoy que muchos tendrían una gran economía sin dolor.

Similar posts