Miercoles, 20 de Septiembre de 2017, 07:55 AM
Home » Opinión » Lo Impensable

Lo Impensable

“No se puede tener un país de verdad a menos que tenga una cerveza y una aerolínea, ayuda si tiene un equipo de futbol o una arma nuclear, pero por lo menos debe tener una cerveza” Frank Zappa.

La amenaza está planteada, la mayor cervecera de la República Bolivariana de Venezuela, dejará de producir a partir del 29 de abril próximo, una situación que parecería sólo de implicación empresarial, pero en realidad puede convertirse en una gran complicación política y económica.

Saber cómo están en realidad las cosas para que esto suceda es verdaderamente complicado, por un lado “Cervecería Polar” hace el anuncio de la suspensión de su producción por motivo de que no cuenta con la materia prima necesaria para producir el producto, y no la puede comprar al exterior al no tener acceso a divisas para realizar el pago de la importación, lo que de manera clara hace ver como culpable al régimen de gobierno encabezado por Nicolás Maduro.

Por parte del gobierno ya se culpa a la empresa y sus accionistas de estar realizando un sabotaje al pueblo por amenazar de esta manera, con el supuesto paro de la producción de cerveza.

Y para agregar un ingrediente a este conflicto, la cervecería pertenece a un grupo de empresas que está vinculada con alimentos y otros productos esenciales, lo que convierte a este acontecimiento en un asunto al que se debe prestar la mayor atención, pues aunque en apariencia sea una discusión de tema económico, las consecuencias pueden ir más allá de lo que normalmente se puede prever.

Es necesario tomar en cuenta que el principal interés de un empresario es ganar dinero, que aplicado al régimen actual de Venezuela es obtener ese dinero de manera moderada y “justa”, lo que incluso puede ser posible ¿Por qué no?; pero las condiciones deben ser adecuadas para que ello suceda, pues un mercado debe tener capacidad de compra, y es ahí donde existe otro problema adicional.

Sin embargo, es de llamar la atención como la ausencia de un producto como este puede causar descontento social, y difícil será definir al culpable, pues es claro que ambas partes presionan, y habrá que reflexionar sobre si esta industria es de importancia nacional como para su nacionalización, pero tomando en cuenta si el Gobierne tiene capacidad económica para hacerlo.

La forma de presionar por parte de la iniciativa privada es decir que no habrá cerveza, la de Maduro es que los empresarios son abusivos, pero día a día se agregan más factores que ponen a Venezuela en un estado de alerta importante, dónde los aliados son menos, la obtención de recursos no tiene una mejoría visible, y los ciudadanos cada día sufren mayores privaciones.

El resultado de todo este puede ser muy duro, pues hoy por ejemplo se puede ver en Argentina que los ajustes a la economía han sido muy dolorosos para el bolsillo de sus ciudadanos, ¿qué pasará cuando esos ajustes pudieran ser necesarios para arreglar la economía venezolana?

La respuesta puede parecer difícil de encontrar, pues si hoy ya la situación es crítica, la pregunta es: ¿podría ser peor?

Sin duda buscar una economía sin dolor para Venezuela está resultando casi impensable.

 

 

Similar posts