Lunes, 26 de Junio de 2017, 12:21 PM
Home » Opinión » Victor Muro » Los 100 días… en México, Lindo y Querido.

Los 100 días… en México, Lindo y Querido.

Economía sin Dolor

Los 100 días… en México, Lindo y Querido.

Por: Victor Luis Muro Salinas.




La indiferencia del mexicano ante la muerte se nutre de su indiferencia ante la vida.”


Octavio Paz.
Cuando se conoció quién sería en nuevo Presidente de los Estados Unidos de América, la preocupación llegó a México, el escenario no deseado se había materializado, el 20 de enero de 2017 el Sr. Donald Trump tomó protesta, y han pasado ya 100 días desde entonces, en México y en el mundo.
Particularmente en México, los comentarios del nuevo Presidente del vecino país del norte se escuchaban intimidatorios, provocadores, de mal gusto, y sus primeras acciones fueron consideradas simplemente hostigadoras, desconociendo así lo mucho que ambos países tienen en lo que se refiere a vínculos comerciales, familiares y de historia.
Las primeras noticas causaron una pérdida considerable en el valor del peso mexicano frente al dólar americano, y una discusión que aún no termina con respecto a la construcción de un muro fronterizo y de la renegociación del Tratado de Libre Comercio, el tema de la inmigración tocó lo más profundo del orgullo nacional mexicano, pues si bien las personas que van a trabajar siempre han sido considerados como “los mojados”, también saben con certeza que su trabajo ha contribuido en mucho a que los Estados Unidos se fortalezca en diversas áreas como la agricultura, la ganadería, e incluso los servicios.
En México la postura fue sencilla: La posición del nuevo Presidente americano es contra los mexicanos, y si fue tan claro al expresarse en diversos foros en este sentido, entonces muchos mexicanos han también tomado una decisión: En lo posible no se consumirán productos americanos.
Así que ha comenzado una lucha de gustos y preferencias, y franquicias de productos americanas han tenido problemas con respecto a sus resultados financieros, pues los gustos de consumo simplemente cambiaron ante la posición de un presidente que ha denostado en general a los ciudadanos mexicanos, posteriormente han existido aclaraciones, pero como dijera una frase popular: la palabra dicha no puede volver atrás.
El temor de los primeros 100 días era palpable, se consideró que en ese periodo de tiempo se vería lo peor, pero los resultados son interesantes, pues en 100 días la sociedad está trabajando para salir adelante, en lo posible contemplan como se pueden abrir otras puertas cuando algunas se han cerrado, el espíritu de trabajo y esfuerzo comienza a invadir en muchos sentidos las diversas empresas de todas partes del país, y se ha descubierto evidentemente que algunos americanos tienen muy presente los problemas raciales, pero muchos simplemente reconocen al vecino del sur como el país del cual tienen origen, o bien dónde siempre han sido bien tratados o han realizado excelentes negocios.
En términos económicos el peso poco a poco ha tomado mayor fuerza, y el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) casi rompe a finales de abril el techo de los 50,000 puntos, y si es cierto que los mercados se adelantan a descontar, entonces la Bolsa de Valores de México dice que el país está luchando por salir adelante, y cada día más fuerte y más sólido.
Por supuesto hay pendientes por resolver, como el Tratado de Libre Comercio, o incluso la reforma fiscal americana, que obligará a México a realizar una reforma integral si es que pretende ser competitivo para los distintos inversionistas, estando justo a un lado del mercado comercial más grande del mundo; el otro tema pendiente son las elecciones presidenciales para el 2018, pues actualmente se está realizando el proceso electoral en el Estado de México, que se considera puede ser un buen termómetro en lo que se refiere al resultado del siguiente año.
En los primeros 100 días del Sr. Trump México está de pie y con esperanzas, pues no ha sucedido nada demasiado desalentador para el país, o será quizá que los mexicanos simplemente decidieron tener y vivir una mejor economía, una economía sin dolor, que dependa en mucho de su excelente trabajo, su buena calidad, y de un esfuerzo más allá del esperado

Similar posts