Lunes, 18 de Noviembre de 2019, 10:13 AM
Home » Opinión » Victor Muro » PEMEX : La Importancia del Plan

PEMEX : La Importancia del Plan

Economía sin Dolor

Por: Victor Luis Muro Salinas.

“Un idealista es una persona que ayuda a otra a ser prospera.”

Henry Ford.

La industria del petróleo en México tiene una historia muy vinculada con el pueblo, desde la inversión privada que se nacionalizó en 1938 hasta la fecha, existiendo actos muy promocionados como la aportación del pueblo para que el Presidente Cárdenas pagara a los extranjeros la compensación por quitarles la propiedad de sus inversiones en México, entonces la industria petrolera pasó a propiedad de los mexicanos.

Muchos años han pasado desde entonces, y muchos administradores han dirigido la más grande paraestatal mexicana hasta llegar a al periodo del sexenio del Presidente José López Portillo, quien apostó fuertemente por la industria petrolera, argumentando que sería la fuente de la abundancia económica que tendría México, sin embargo, las condiciones no se dieron, y el sexenio concluyó con una disculpa al pueblo, con una paraestatal invadida de corrupción insertada en todos sus sectores, y una crisis económica que tardó muchos años en revertirse, era el fin del denominado “Estado Benefactor”, y los resultados no fueron en nada parecidos a las promesas políticas de campaña.

Comenzaron los denominados Gobiernos Neoliberales, y la economía mexicana tomó un ritmo positivo, el cual enfrentó un fuerte golpe en el año de 1994, sin embargo, para salvar la situación en ese momento, la garantía del ingreso petrolero fue clave para poder contar con recursos que permitieron reactivar la economía en pocos años, y además de ello se fortaleció de manera importante el Sistema Financiero Mexicano, situación que no se hizo evidente sino hasta septiembre de 2008 con las dificultades del Sistema Financiero Americano.

El tiempo transcurrió, y la gran petrolera mexicana comenzó a mostrar más evidencia de corrupción y de beneficios sindicalistas particulares, el robo del combustible se convirtió en tema alarmante, y la deuda pactada por la empresa para poder seguir operando creció fuertemente, por lo que incluso, la forma y manera de generar una solución fue tema de campaña presidencial en el año 2018, y sin duda su pésima situación contribuyó a que el actual Presidente de México ganara las elecciones el 01 de julio de 2018.

En la actualidad, ya con  el nuevo gobierno considerado al menos no neoliberal, se ha promovido en los medios el hecho de erradicar la corrupción al interior de la empresa petrolera mexicana, y en la búsqueda de cumplir esas promesas y obtener pruebas con hechos concretos, se ha llegado al grado de establecer una lucha contra el robo de combustible que prácticamente paralizó al país en enero de 2019, lo que derivó en dudas sobre la capacidad de administración que se tiene en la paraestatal y en si las acciones establecidas lograron resultados adecuados.

Las dudas han causado la baja de calificación y de la perspectiva de sus instrumentos a la petrolera mexicana, las calificadoras han sido duras y claras en la respuesta a las primeras acciones del Presidente López Obrador con respecto a la petrolera mexicana, y la falta de experiencia y habilidad política de sus dirigentes la han llevado a tratar de crear un plan que muestre un camino que agrade a los inversionistas extranjeros, pero no sólo es eso, pues además de que el plan debe ser muy bueno, debe respaldarse con la capacidad técnica, empresarial y estratégica de la Secretaría de Energía y del Director de PEMEX, requisito que parece ser el más difícil de lograr.

Las calificadoras observan dos factores relevantes en la empresa petrolera: la carga fiscal y la enorme deuda contraída; y por supuesto la pregunta es: ¿Cómo lograrán de manera efectiva hacer más eficiente a la empresa y disminuir su deuda?

El ofrecimiento del gobierno es simple: básicamente se realizarán aportaciones presupuestales, y se evitará el robo a la empresa, pero las dudas de las calificadoras continúan, y simplemente consideran que el plan no es suficiente para solucionar los dos aspectos que consideran como problema medular, adicionalmente de que como dijera el Presidente de México tienen otros datos para definir los supuestos en los que esta soportado el plan.

En síntesis, la intención de buscar una economía sin dolor por parte de PEMEX es mediáticamente indudable, pero los hechos al parecer no están dando el suficiente soporte al plan de negocios; y una vez más se lanza la propuesta de que el pueblo de México ayude para pagar y resolver la deuda de la petrolera, que se implemente una campaña de redondeo, una medida que puede resultar popular pero no bien calificada, y además mucho menos efectiva.

 

Similar posts