Lunes, 22 de Octubre de 2018, 12:11 AM
Home » Opinión » Victor Muro » Sarcasmo Petrolero

Sarcasmo Petrolero

Economía sin Dolor

Por: Victor Luis Muro Salinas.

Contar con la mayor reserva petrolera del mundo es una posición envidiable, sobre todo cuando el precio pareciera mostrar una tendencia de recuperación, pues ello significaría un aumento importante en los ingresos por la venta de petróleo, sin embargo, en ocasiones las cosas no son así.

Venezuela cuenta con la mayor reserva mundial de petróleo, y ahora que el precio ronda los 70 dólares se pudiera pensar que será beneficiada por el mismo y podría esto ayudar a su delicada situación económica, sin embargo, lo anterior no es así, pues es precisamente que gracias a éste país el precio del crudo se mantiene en los niveles actuales.

La situación es que los países miembros de la OPEP se comprometieron a una reducción de su producción diaria, pero la reducción que ha tenido Venezuela es más allá del índice comprometido, está extrayendo cada vez menos petróleo, lo que ayuda a que el precio mantenga un nivel aceptable a pesar de que los Estados Unidos comienza a exportar cada vez más petróleo.

Es toda una contrariedad contar con las mayores reservas y no poderlas obtener para comercializar cuando el precio es mejor que hace unos meses, sin embargo es como una broma de mal gusto pensar que ese precio se mantiene justo porque quien tiene la mayor reserva no puede participar en el mercado de manera adecuada.

La situación económica de Venezuela le ha impedido realizar una adecuada reinversión en su industria petrolera, pero además de eso comienza a tener problemas con el recurso humano capacitado y por supuesto de falta de tecnología; su petróleo es pesado, y requiere mezclarlo con otro más ligero con la finalidad de facilitar el proceso de refinación y obtención de combustible, por lo que si antes incluso traía petróleo de lugares tan lejanos como Rusia, hoy en día incluso se lo compra a Estados Unidos.

Aunque se pudiera pensar que el país se podría beneficiar con el precio, es claro que no puede exportar lo que antes lograba vender, y en el caso que arreglara lo referente a normalizar la extracción modernizando sus instalaciones y corrigiendo todo lo que es necesario para ello, entonces su exceso de venta podría derrumbar de manera importante el precio del hidrocarburo.

Así que haga lo que haga, su futuro cercano como exportador de petróleo no se ve con las mejores opciones, y mucho menos como una oportunidad de cambiar el rumbo económico del país, pues son precisamente ellos los que causan el actual optimismo en el mercado petrolero, a costa de su ineficiencia y de sus dificultades económicas.

Si Nicolás Maduro quisiera quejarse de ésta situación, ¿A quién culpará? Sus decisiones le han hecho alejarse más cada día de una economía sin dolor, y la falta de eficiencia de la petrolera venezolana solo obedece a la mala administración que se ha tenido con los recursos obtenidos del petróleo, las reservas siguen ahí, siguen siendo el país con las mayores reservas del mundo, y ahora resulta que no sirve de mucho, Parece broma, burla, y hasta sarcasmo petrolero.