Lunes, 15 de Octubre de 2018, 01:51 PM
Home » Opinión » Victor Muro » Si no me apoyas… ¡Estás contra mí !

Si no me apoyas… ¡Estás contra mí !

Economía Sin Dolor

Por: Victor Luis Muro Salinas

“No existe tiranía peor que la ejercida a la sombra de las leyes  con apariencias de justicia.”

Montesquieu.

La reciente reunión del G7 ha dejado claro el comportamiento del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump pide a todos sumisión, y cuando alguna persona no está de acuerdo en ofrecerla u otorgarla, entonces la respuesta no se hace esperar, y como ejemplo ahora se ha referido a un Presidente de otro país y además socio comercial, como deshonesto y débil, un comentario incorrecto y definitivamente dicho con ligereza extrema.

Las consecuencias de esta y todas las dediciones del Presidente de los Estados Unidos ya están convertidas en evento mundial, recientemente la OCDE ha hecho saber que el impacto de los aranceles al aluminio y acero, impuestos a México, Canadá y la Unión Europea, será de aproximadamente 1.5% de disminución del Producto Interno Bruto mundial, lo que por supuesto representa una disminución en la dinámica económica de los países, pues no es sólo la comercialización de esos productos, sino todos los productos que resultan afectados por las decisiones de los países afectados al tratar de responder en alguna manera a la medida unilateral del Gobierno Trump.

El desajuste comercial en el mundo está viviendo uno de sus momentos más complejos, pues está poniendo a prueba a los demás gobiernos con relación a sus decisiones unilaterales, y por supuesto la respuesta no se hace esperar, pues todos están en acuerdo a que entre ellos podrían tener diferencias, pero definitivamente todos están en desacuerdo con las medidas y decisiones de Trump.

Se comenta que los cambios que hace Trump son con una finalidad de proteccionismo a su mercado y por supuesto a sus ciudadanos, sin embargo lo que anuncia y decide, termina no sólo afectando los mercados externos, sino los internos, sus cadenas internas de proveeduría y comercio, por lo que en breve tiempo sus propios gobernados experimentarán los efectos de sus comentarios y de sus desestabilizadores “Twits”.

El empresario de Nueva York, ahora convertido en Presidente de los Estados Unidos ha llevado una agenda de aparentes alianzas y finalmente de incontables desacuerdos, pues su comportamiento parece ser semejante a lo siguiente: “Si no me apoyas, estás contra mí”.

Dicen que cada pueblo tiene el Presidente que merece, y si la frase es correcta, hoy en día los ciudadanos americanos viven el efecto de votar por un presidente poco racional y muy pasional, el cual da muestra de múltiples carencias y trata de imponer su razón por la fuerza, aderezando con el insulto ante todo aquel que a su juicio no lo apoye.

¿Es acaso Estados Unidos una economía que puede vivir aislada? Puede ser el mercado más grande del mundo, y con una capacidad económica asombrosa, pero definitivamente con ese comportamiento no logrará una economía sin dolor, ni de su país ni  los demás.

Similar posts