Jueves, 19 de Octubre de 2017, 01:13 PM
Home » Opinión » Un Sueño Roto

Un Sueño Roto

“No tienes ni idea de lo que ha significado para mí, recoger todos los pedazos de mis sueños rotos.”

Fenris, el elfo.

Muchas veces me pongo a pensar si tienen los ciudadanos la obligación de vivir las consecuencias de los gobiernos que eligieron, o peor aún,  que les tocó vivir, pues ya se encontraba  en el poder.

La crisis para los venezolanos lleva muchos años, demasiados, la corrupción que prevalecía antes de Hugo Chávez acabó con un régimen neoliberal, donde los ciudadanos que se consideraban en pobreza era superior al 80 por ciento, si, usted leyó bien, ochenta por ciento; por ello, al llegar un candidato populista a las elecciones de 1998, su elección  no resultó tan sorpresiva, lo que sin duda debería ser una lección para cualquier partido político: a mayor pobreza, mayor probabilidad de que se elija en las próximas elecciones un candidato populista.

Chávez comenzó en 1999 con muchas novedades, incluso cambiando la constitución, y por supuesto con decisiones populistas que sin duda beneficiaron a muchos venezolanos, generando una enorme esperanza, pero todo soportado en gran parte en el precio del petróleo, una fuente de ingreso importante pero volátil, El tiempo pasó, y Chávez fue preferido más de una vez en las elecciones, se pudiera pensar entonces que el objetivo estaba cumplido, que la pobreza estaba erradicada, que la República Bolivariana de Venezuela había logrado lo que nadie, un excelente nivel de vida en sus ciudadanos y una eficiencia importante en su gobierno.

La última postulación de Chávez la ganó,  sería presidente de 2013 al 2019, sin embargo la vida no le alcanzó, y falleció víctima de cáncer el 05 de marzo de 2013, sin haber tomado protesta de su nuevo mandato, pero considerado por la Asamblea como Presidente en funciones, fungiendo como provisional quien había sido su ministro de relaciones exteriores, Nicolás Maduro.

El país recibido por Maduro no fue el mejor en términos económicos, y los problemas se acentuaron de tal manera que en realidad se ve incluso difícil que el Presidente concluya ni siquiera su periodo, sino incluso el año 2016. Quienes en algún momento vieron en Chávez incluso un héroe, no lo hacen así en Maduro, quien todos los días ha tenido casos de manifestaciones, ha modificado los días de trabajo de las oficinas de gobierno debido a los apagones generales de electricidad, ha tenido que formar comités de vigilancia de precios, cuando está claro que los productos que hoy no están con fácil acceso en Venezuela, sólo se pueden encontrar  en un mercado alterno, dónde hoy tendría que pagar hasta 170 dólares por una hamburguesa; esa gente que antes consideraba que Chávez había salvado su economía hoy en día ha realizado tan solo en 2016 231 intentos de saqueos para conseguir  artículos de necesidad básica, siendo algunos exitosos.

Maduro ha perdido la mayoría en la Asamblea, pretende continuar con el denominado “estado de excepción”, que le otorga facultades muy por encima de las que normalmente tendría, su economía definitivamente está muy mal, la tasa de inflación en 2015 fue un poco superior al 180%, y la que se tiene registrada en forma anual al mes de abril de 2016 ya es del 294%, contando con una proyección del Fondo Monetario Internacional de que la inflación a fin de año podría llegar a 700%.

Y para entender aún más el problema, la denominada empresa polar, ya anuncia su incapacidad de producir diversos productos alimenticios y de bebidas debido a que no cuentan con las materias primas necesarias, haciendo su anuncio por vía televisiva.

Lo que en su momento fue el gran sueño de Venezuela, hoy se muestra roto, la economía es un dolor para el país, ¿Qué aprendizaje se puede obtener de ello? ¿Es el régimen? ¿El sistema económico y político?

Quizá son sólo las personas, los gobernantes, los que con una actuación responsable, ética, con intereses nacionalistas, y con una actuar a prueba de toda corrupción, podrían generar una muy rentable economía sin dolor.

 

Similar posts