Martes, 26 de Septiembre de 2017, 04:18 AM
Home » Mundo » Europa » ¿Cómo se “venden” los candidatos en Francia?

¿Cómo se “venden” los candidatos en Francia?

Las campañas de propaganda rumbo a la segunda vuelta del 7 de mayo
Por Carlos Arias
Llega la recta final de las elecciones en Francia. Después de la primera vuelta electoral del pasado 23 de abril, dos candidatos se encuentran rumbo a la gran final, programada para este 7 de mayo.

Quien obtenga el 50 por ciento más uno de los votos emitidos se convertirá en el próximo presidente de Francia.

Todo hace suponer que la elección será reñida, y los analistas han repasado los antecedentes y programas de los postulantes. ¿Pero cuáles son los argumentos con los cuales los estrategas buscan “vender” a los candidatos ante los electores?

Los contendientes

Por lado tenemos a Marine Le Pen, la candidata que representa a la derecha conservadora francesa, quien parece querer emular los argumentos de Donald Trump en Estados Unidos y ha lanzado una fuerte ofensiva en contra de los inmigrantes, sobre todo musulmanes, a los que culpa de los mayores males en el país. También ha presentado un programa de proteccionismo económico, que incluye un cierre al comercio global y la salida del Euro y de la Unión Europea, el llamado “Frenxit”.

De otro lado, Emmanuel Macron ofrece un programa que muchos comparan con el de Hillary Clinton. Apertura comercial e impulso al libre comercio, pero con una fuerte impronta social de apoyo a los desprotegidos y a los trabajadores. Macron ha llamado a esta alternativa “socioliberal”, una mezcla de liberalismo económico y preocupación por lo social.

Foto: Especial

Los comerciales de la dama derechista

Desde temprano la campaña, Marine Le Pen se ha presentado como una figura fuerte y contraria al sistema de partidos. Sus avisos la muestran solitaria y como una mujer que enfrenta a un mundo de hombres, en actos públicos y en lugares reconocibles de París, como ante la Torre Eiffel, el Arco del Triunfo o el Parlamento.

Pero también aparece ante los acantilados del Canal de la Mancha o el Mar del Norte, en una actitud que emula a una defensora de Francia, mientras ella se declara patriota.

En este caso, hay un juego entre su nombre, “Marine”, y el mar como una fuerza natural, para luego presentarla en solitario condiciendo una embarcación con mano firme ante la tormenta, una clara metáfora de la conducción del Estado francés.

Se la muestra en actitudes “presidenciales”, dando órdenes o estudiando documentos, pero también junto al pueblo en lugares tradicionales, en el campo, la calle o una cafetería parisina. Con estos elementos, asegura que volverá a poner el país en orden.

Su lema: “En el nombre del pueblo”.

En su sitio oficial (http://www.frontnational.com), pone énfasis en la defensa de los trabajos de los franceses ante la amenaza de la globalización.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El socioliberal se rodea del pueblo

El candidato socioliberal tiene ciertamente una imagen mejor, dinámico, joven y ejecutivo. Sin embargo, los videos de su campaña sacan poco partido de estas virtudes. Las siglas de su partido, En Marche, son las de su nombre Emmanuel Macron. El primer video que presenta es un primer plano de su rostro hablando, mientras que los demás son discursos presentados son actos de campaña, ¡algunos de más de una hora de duración!
Su apariencia es la de un ejecutivo de banco, muy simpático, pero su mirada fija en la cámara no oculta la intención de convencerte de algo, con largos monólogos.
Existen, sin embrago, avisos más tradicionales. En ellos, aparecen rostros en primer plano de ciudadanos franceses, sobre todo trabajadores, y se ve a Macron en familia, una diferencia importante frente a su contrincante.

En su sitio oficial (https://en-marche.fr/), lo primero que recibe al visitante es un gif con la imagen continua de cientos de banderas francesas y de la Comunidad Europea ondeando, ante la mirada ausente inexpresiva del candidato. Quizá su mayor defecto sea una inexpresividad que no logra proyectar entusiasmo y menos aun compromiso con sus electores.

Su lema: “En marcha”

 

 

 

 

 

 

 

 

¿A quién escogerán?

Hay algo en lo que ambos candidatos parecen coincidir y es en la intención de mostrarse como independientes del sistema de partidos que ha dominado a la política francesa en las últimas décadas. Marine Le Pen muestra su pasado como abogada y su historia de vida, haciendo un llamado a los “insumisos” para romper con la política tradicional. Macron, por su lado, emplea el discurso clásico de los liberales, afirmando que no es político, que proviene de la iniciativa privada y que su única intención es “hacer bien las cosas” en beneficio de los franceses.

La suerte está echada, y de la capacidad de ambos candidatos para convencer dependerá en gran parte el futuro de la Unión Europea y la continuidad o el fin de la globalización económica 🔵

Texto: Carlos Arias / Foto: Front Nationel

Similar posts