Martes, 19 de Septiembre de 2017, 06:34 AM
Home » Slider » Conoce los diferentes tipos de tequila

Conoce los diferentes tipos de tequila

El tequila es la bebida nacional y más representativa de México en el mundo, ya que es un destilado originario del municipio de Tequila en el estado de Jalisco, que se elabora a partir de la fermentación y destilado del jugo extraído del agave, particularmente del agave azul.

El agave es una planta característica de México que posee unas hojas gruesas, carnosas y afiladas. Al igual que los cactus, esta planta acumula el agua en su interior. Es tan versátil que a lo largo de la historia ha sido usada para extraer de ella papel, fibra, dulces, vinagre, miel y azúcar. Además también se extraen dos tipos de licores más, el mezcal y el pulque. Existen más de 200 especies de plantas de agave, las cuales se diferencian por unas características específicas como su tamaño, forma y color.

El tequila se encuentra protegido de forma legal, por lo que se conoce como Denominación de Origen desde 1974. Se trata así de una regulación que indica que solo se le puede llamar “tequila” al destilado que se cosecha en cinco estados de México, específicamente en Michoacán (30 municipios), Guanajuato (siete municipios), Nayarit (ocho municipios) y Tamaulipas (once municipios). Pero el estado principal es Jalisco, ya que allí se puede producir en sus 125 municipios.

El tequila tiene diferente tipos los cuales con el blanco, joven, reposado, añejo y extra añejo. En primer lugar debe tener un mínimo de 51% de agave azul o Tequilana Weber y 49% de azúcar. Además tiene dos categorías según la Norma Oficial Mexicana, la primera es el tequila 100 % de agave, que se elabora completamente por agave, es decir, de la destilación de las piñas de la planta, sin que el producto está mezclado con otros azúcares distintos a los que se obtienen de la variedad azul llamada Agave tequilana Weber.

Y la segunda categoría es llamada solo tequila, esta categoría también se conocen como mixtos, ya que en estos casos el producto (el agave) se mezcla con otros azúcares como la caña de azúcar o con jarabe de maíz. A diferencia del tequila 100 % agave, el licor que entra en esta categoría puede ser envasado en plantas ajenas a un productor autorizado. Aunque de todas formas los envasadores deberán cumplir con las condiciones establecidas.

El tequila blanco se caracteriza por ser incoloro y sin abocante, ya que es envasado poco después de ser destilado y cuenta con notas suaves con tonos cítricos. La graduación de su embotellamiento comienza en una mínima de 38ºGL y hasta un máximo de 46ºGL. Se sirve principalmente en cocteles para darles mayor cuerpo, como en Bloody Mary, Cosmopolitan, Margaritas.

Esta es la variedad más pura que existe del tequila y cuenta con sabor dulce, una característica que obtiene por el agave cocido, debido a que esta contiene miel dulce, el tequila blanco es el que mejor conserva las cualidades naturales del agave.

El tequila joven, es el resultado de la combinación de tequila blanco con tequilas reposados o añejos, se caracteriza por su color dorado o ámbar y abocamiento. Suele ser suavizado con saborizantes como el caramelo.

En su elaboración es reposado un par de meses en barricas de encino y cuenta con notas suaves con sutiles tonos dulces de agave y un ligero aroma a roble. La graduación comienza en 38ºGL hasta alcanzar los 40ºGL. Además re se recomienda ser servido con refrescos o jugos.

El tequila reposado, para lograrlo el producto se deja reposar por más de dos meses en barriles de roble, pero no de un año. El tipo de barricas que se utilizan en su elaboración le proporcionan un suave toque amaderado al sabor y cuerpo del tequila, y su graduación es de 38ºGL.

Y después que ha pasado el tiempo de añejamiento, se filtra y se envasa, además es el más vendido en el mercado y se sirve derecho en un caballito escarchado con sal.

El tequila añejo, suelen ser envejecidos por más de un año, se deja madurar en barricas nuevas. Generalmente cuentan con 3 años de edad y cuentan con notas muy suaves, y tiene un fuerte sabor a madera y vainilla por lo que lo convierte en un tequila más sofisticado entre los otros, y cuenta con una graduación de 40ºGL.

Para tomarlo lo mejor es servirlo en copas tequileras, sin hielos para que el hielo no diluya la magnitud de su sabor, y el color de este tequila puede ser dorado fuerte o un ámbar oscuro.

El tequila extra añejo, suele tener una maduración mínima de tres años en barricas de encino o roble blanco cuya capacidad no exceda los 600 litros. Tiene un tono ámbar oscuro el cual obtiene por su vejez, mismo que le da un cuerpo mucho más fuerte.

En el tiempo de maduración al tequila se le aporta más dulzura, más tonos especiados y por ende más sabor a madera. Se toma sin ser mezclado para apreciar la variedad de notas en su sabor, además se sirve a temperatura ambiente en copas de brandy para que el alcohol respire.

Existe también un tequila de reserva que es añejado más de ocho año y su sabor es más intenso al igual que su color, es llamado como “el coñac de los tequilas”. Estos tequilas tienen un proceso de destilación más prolongado para quitarle agua y que su contenido sea más alcohol. No es considerado como clase pero debido a su largo proceso de destilado, entra en la categoría de grandes licores, en sabor y precio.

Foto : Pinterest

 

Similar posts