Viernes, 23 de Junio de 2017, 07:07 PM
Home » Slider » El Más Grande Show en la Tierra baja el telón, después de 146 años.

El Más Grande Show en la Tierra baja el telón, después de 146 años.

Así es. El legendario Circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey Circus, que presenta “The Greatest Show on Earth”, cerró después de 146 años de entretener a varias generaciones de niños en EEUU y en giras por el mundo. 


Foto: Ringling Bros. 

En el Coliseo del Condado de Nassau, en Unionsdale, a unos 50 k de la Ciudad de Nueva York, el Circo de circos presentó su última función. 


Foto: NYT

Luego del soberbio espectáculo del legendario Alexander Lacey, domador de animales, con sus más de 20 tigres, leones y leopardos, llegó la hora de que el más grande espectáculo sobre la tierra se despidiera de su público, entre quienes estaban artistas que habían trabajado a lo largo de los años en la dura vida del circo, viviendo en el tren del Ringling Bros. and Barnum & Bailey Circus.

“Somos, por siempre, el mayor espectáculo sobre la Tierra”, proclamó Johnathan Lee Iverson, maestro de pista


Foto: Ringling Bros.

Muchos de ellos conocieron a su pareja y se casaron en el circo, otros heredaron sus shows, y sus actos a sus hijos, que se pasaban hasta una cuarta generación. Así era la vida en el más legendario Circo del mundo. 


Foto: Ringling Bros. 

¿Porqué Cerró? 

La realidad es que, según informó Kenneth Feld, director general de Feld Entreteinment, actual dueña del circo, el Circo ha disminuido notablemente su audiencia, y ya no es costeable con sus gastos de operación. 

Foto: Ringling Bros. 

Y es que el circo ya no puede competir con los Ipads, IPhones, internet y videojuegos que la nueva generación de niños ha preferido como su fuente de entretenimiento, por encima del tradicional Circo. 


Foto: AP 

Antes de su cierre, el año pasado, el Circo había padecido la polémica del uso de los animales, pues un sector de la opinión pública lo consideraba maltrato. Quitaron entonces a los elefantes. Y fue la puntilla de la creciente descendiente de las audiencias de los circos. La gente quiere ver elefantes en los circos. 


Foto: Ringling Bros. 

Ahora que cierra, el debate es la incertidumbre que rodea el destino de los animales. Muchos de ellos son incapaces de reinsertarse a la vida salvaje, lo que sería su sentencia de muerte, pero tampoco es costeable su manutención, si el Circo no está operativo. Vaya dilema que tendrían que reflexionar los críticos de los circos. 

Similar posts