Martes, 26 de Septiembre de 2017, 12:37 AM
Home » Mundo » Europa » Francia elige el destino de Europa (Y más)

Francia elige el destino de Europa (Y más)

Este domingo, 48 millones de ciudadanos franceses están convocados a las urnas para elegir Presidente de Francia en una segunda vuelta. 
Pocas veces hay elecciones tan decisivas y contrastables como la de este domingo. Los franceses no sólo eligieran dos proyectos diametralmente opuestos de Francia, entre el centrista proeuropeo Emmanuel Macron y la nacionalista de ultraderecha Marine Le Pen, sino que marcarán la tendencia europea que podría cambiar el orden en el viejo continente y , por tanto, en el mundo. 
Los ciudadanos franceses eligen hoy entre seguir en la Unión Europea, o salir y convertir en realidad en sueño del ultranacionalismo y pesadilla de los europeístas: El Frexit. 
Marine Le Pen, del Frente Nacional, ha prometido a los franceses, muy a la Trump, sacar a Francia de la Unión Europea y del Euro. Regresar al franco francés y cerrar sus fronteras a la inmigración, a la cual culpa de una buena parte de los males de Francia, empezando por el empleo. Si , algo muy similar a los “jobs, jobs, jobs” de Trump. Le Pen advierte que Europa y su apertura les roba empleos a los franceses en su propio país. 

En contraste, Emmanuel Macron promete prosperidad ligada a la apertura, al comercio internacional que genera riqueza sin precedente que no se generaría jamás en un mercado cerrado y aislado del resto. A favor, Macron tiene la frescura del candidato independiente, que no lleva los vicios de los partidos tradicionales de centro izquierda y centro derecha. 
Es, además, un experto en banca de inversiones y su experiencia más cercana a un puesto de elección popular es la de Ministro de economía que entiende los números y la problemática económica del país. 
Se trata, amigas y amigos, de un choque entre la Francia Rural que cree que la Unión Europea castiga el precio de sus productos agrícolas, y la Francia urbana y educada que entiende las dinámicas globales y se abre al mundo con el clásico liderazgo francés. 
Según las encuestas, en esta segunda vuelta el centrista Macron lleva una delantera mínima promedio de 18 puntos porcentuales. Una hazaña difícil de remontar para Le Pen. No obstante, el impresionante resurgir del populismo francés, racista y xenófobo, hoy está más cerca que nunca del poder, y eso aterra no sólo a Francia, sino a Europa entera. 



Dos consideraciones mientras Europa y el Mundo contienen la respiración 



La primera es que esta elección confirma la tendencia mundial “antisistema” que recorre el mundo. Por vez primera en décadas los franceses marginaron a los partidos tradicionales de centro izquierda y centro derecha que solían ganar las elecciones. Hoy llegaron a una segunda vuelta dos opciones antisitema: Macron, con un partido “En Marche!” hecho a su medida, y el Frente Nacional de Le Pen, marginado durante décadas por racista, hoy se modera y se coloca a un pelo de la Presidencia. 

La segunda es que el Frexit no es como el Brexit. A diferencia del tradicional “espléndido aislacionismo” británico, cuya salida no implica la desaparición de la Unión Europea, si Francia sale significaría el fin de una unión constituida sobre la base de la paz y la unidad de Alemania y Francia, el verdadero epicentro, el corazón de la Unión Europea nacida tras la Segunda Guerra Mundial.

Y por la naturaleza francesa, no sólo eligen el futuro europeo. También llevan la decisión de una buena parte del rejuego geopolítico mundial. 

Francia es una potencia nuclear, y es además miembro permanente del Consejo de Seguridad. Hoy es aliada estratégica de EEUU contra el Estado Islámico y uno de los pilares de contención de Rusia. 
Si Macron es Electo, mantendría la presión sobre Rusia por su papel en Ucrania y Crimea, así como al régimen sirio de Bashar Al Assad. 
Si gana Le Pen, por el contrario, impulsaría el levantamiento de sanciones a Rusia, y se mantendría como firme aliada de Bashar Al Assad. 
Quizá por eso el candidato liberal Emmanuel Macron fue hackeado en sus correos, como lo fue el año pasado Hillary Clinton en EEUU, ambos con el sello de los hackers rusos que siguen las instrucciones de Vladimir Putin y sus aliados. 

Así, hoy, en Francia, se juega algo más que una simple elección. 

Similar posts