Domingo, 19 de Noviembre de 2017, 06:25 PM
Home » Opinión » La Compleja situación en América Latina ¿Tiene remedio?

La Compleja situación en América Latina ¿Tiene remedio?

Por Fernando Oscar García

En la unión está la fuerza”.

Simón Bolívar (1783-1830) Caudillo de la independencia hispanoamericana.

 

América Latina no es una, no es homogénea, es muy diversa, es muy distinta, no tiene que ver el Caribe con América del Sur. La región andina es distinta que Centroamérica. México, Centroamérica y el Caribe comparten ciertas cosas que los sudamericanos no comparten.

Las izquierdas en América Latina a partir de los 90 no se parecen mucho, algunas tienen algo de similar pero hay izquierdas totalmente distintas; no podemos hablar de una izquierda en América Latina. Hay algunas razones que se comparten y otras no, como el gobierno de Chile, puede ser muy diferente del gobierno venezolano o del nicaragüense o del salvadoreño.

¿Qué es lo que pasa internamente en la región?, ¿Porque las izquierdas nos importan?, ¿Porque del bolivarismo?, ¿Quienes son los bolivarianos y quiénes no?,¿Qué pasa con la OEA?, ¿Que otras organizaciones se crean tratando de adecuarnos a esta nueva realidad latinoamericana?, ¿Cómo cerrar el ciclo?.

Llega el neoliberalismo, luego llegan las izquierdas y ahora lo que estamos viendo es un regreso neoliberal pero con un debilitamiento de esos gobiernos de izquierda.

Cómo vamos a explicar esos cambios en América Latina. Los explicamos porque se acabó la guerra fría, se desintegra la Unión Soviética y se acaba esa otra carta que era la carta socialista, la carta comunista, la carta alternativa a lo que proponía normalmente EU o el occidente o lo podemos explicar desde que empieza el proceso de redemocratización en América Latina.

 

El primer cambio a la democracia en América Latina es en el 83 en Argentina, por razones de la guerra de Malvinas, de una crisis interna muy fuerte y ahí es donde empieza un proceso de redemocratización que va a ser muy importante para entender estas izquierdas que toman el poder a finales de los 90 y durante el primer decenio del siglo XXI.

Si vemos atrás nos explica que la parte económica es la que nos lleva al neoliberalismo y a esto me refiero con el famosísimo Consenso de Washington.

¿En qué consiste el consenso de Washington?. La idea central es sencilla, se originó en un intento de hacer una lista de pendientes a los que debían hacerles un seguimiento y acabó siendo entendida por la izquierda latinoamericana como un manifiesto moderno del neoliberalismo. Normalmente se conoce como la receta para la recuperación económica, para la recuperación de esta crisis de la deuda que es justamente lo que nos lleva a este modelo, que llamamos neoliberal.

Tomando en cuenta no solo la caída del muro de Berlín, la desaparición de la Unión Soviética, el fracaso del modelo socialista y las transiciones a la democracia en Europa del Este, es que son estas democracias latinoamericanas las que toman este modelo.

 

Esta redemocratización puede ser mucho en términos de personajes. Tenemos una Bachelet y un Lula que fueron víctimas de los gobiernos militares y que para ellos el proceso democrático es fundamental y salen del trauma de los gobiernos militares por los procesos democráticos.

Tenemos un Evo que tiene que ver con movimientos sociales sumamente excluidos por los gobiernos militares también. Entonces, el proceso democrático abre la puerta, a que movimientos sociales, grupos vulnerables, grupos minoritarios en términos de raza, de género y otros, puedan tener acceso al gobierno y a la discusión política.

¿Qué es lo que entendemos como la ola rosada o marea rosa?. Es un término utilizado en análisis políticos en el siglo XXI para describir la percepción de que la ideología de izquierda, tiene cada vez más influencia en América Latina.

 

El primer gobierno en este sentido es el gobierno de Chávez en Venezuela en el 99, Chile con Lagos lo tenemos en el 2000, Brasil con Lula y Argentina con Kirchner en 2003, Uruguay con Tabaré en 2005, Bolivia con Evo Morales en 2006, Nicaragua con Daniel Ortega en el 2007 con el regreso del sandinismo, Ecuador con Correa en el 2007, Paraguay con Fernando Lugo en 2008, Perú con Humala en 2011, y viene esta ola rosa.

¿Qué es lo común a estas izquierdas?. Primero es el combate a la desigualdad y el segundo es el combate a la pobreza. Toda la política social que se condiciona a que el niño vaya a la escuela y lo vacunen, de que el niño esté educado y requiere salud, de la pobreza, de que va a poder tener movilidad social, etc.; esta lucha por salir de la pobreza es un rasgo similar de la izquierdas.

Otro punto en que coinciden las izquierdas, es que el estado participe más en la economía con nacionalizaciones y estatizaciones.

 

Algo muy malo para las izquierdas sucede si tenemos factores sistémicos, políticas sociales que no pueden seguir, mal manejo de la riqueza, malos manejos internos; como en México y en muchos países de América Latina que nos ha estado comiendo la corrupción, como es el caso brasileño y ahí podemos encontrar muchas explicaciones de porqué estos modelos de izquierda empiezan a declinar en estos momentos.

La corrupción y la incapacidad de hacer frente a los criminales son, en ese orden, la primera y segunda mayor preocupación entre los habitantes de América Latina.

Latinoamérica se distingue de otras partes del mundo por los desafíos económicos y sociales que en ella se suscitan. La pobreza, el hambre y la desigualdad son constantes entre sus habitantes. Los problemas de salud están ligados a la falta de acceso y de equidad. El desempleo y la inflación sobresalen entre las dificultades a las que miles de latinoamericanos hacen frente cada día.

Por esto, se deberían aumentar las inversiones en salud, educación e infraestructura, aplicándose correctamente tanto en las áreas urbanas, como en las rurales. Asimismo, son importantes las ayudas sociales para una mejor inserción laboral y unos salarios dignos, sobre todo para los sectores más relegados, como es el caso de las mujeres.

Ante la degradación de las condiciones de vida y proliferación de males sociales, como la corrupción, el nepotismo y el favoritismo, la única vía que conduciría a la recuperación de esta confianza sería el fortalecimiento del Estado de Derecho. Es un requisito imprescindible que permitiría a todos los ciudadanos participar en la edificación de una sociedad justa y democrática.

 

“Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por lo contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales”

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

Similar posts